POR UN PARQUE REGIONAL DEL MAR MENOR

Así sería el Parque Regional del Mar Menor

Mapa interactivo del Parque Regional del Mar Menor

Mapa interactivo, pincha en los iconos para ampliar información. Los límites del Parque Regional ilustrados en esta imagen son orientativos.

La creación de un Parque Regional es la única medida que puede unificar la maraña de figuras de protección de los distintos enclaves del Mar Menor.

La creación de un parque regional es algo perfectamente contemplado por nuestro sistema jurídico, cuenta con muchísimos precedentes exitosos y es algo que tienen un responsable muy concreto: la Asamblea Regional y, en última instancia, el Gobierno de la Región de Murcia. En un país en el que vemos cómo las distintas administraciones pasan años sin resolver problemas debido al conflicto por las competencias de unos u otros, apostamos por una vía que depende exclusivamente de la voluntad de nuestros dirigentes y para la que no pueden encontrar ninguna excusa legal o competencial.

¿Por qué proteger esa franja ayudará a proteger el Mar Menor?

Recuperar los humedales y la vegetación natural en esa franja permitiría retener los nutrientes agrícolas y amortiguaría otros impactos de la cuenca, protegiendo así la laguna. Además, renaturalizar la franja litoral del Mar Menor mejoraría el paisaje y la calidad de vida de población local y visitantes.

TERMINEMOS DE BLINDAR AL MAR MENOR

Los límites del Parque Regional ilustrados en esta imagen son orientativos.

ESPACIOS YA PROTEGIDOS

LO QUE ESTÁ REGULADO

Entre el Parque Regional de Calblanque, Cenizas y Peña del Águila y el Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro, se extienden una serie de parajes protegidos enclavados en los llamados Espacios abiertos e islas del Mar Menor, pertenecientes a la Red Natura 2000 y reconocidos como Lugares de Importancia Comunitaria: el Carmolí y la marina del Carmolí, el Cabezo San Ginés, la playa de las Amoladeras, el saladar de lo Poyo, las salinas de Marchamalo, el cabezo del Sabinar y la playa de la Hita.

La conservación de estos espacios se encuentra estrechamente ligada a la del Mar Menor. Es imposible proteger la laguna si tenemos en cuenta que está rodeada en la actualidad por enormes fincas donde se practica la agricultura intensiva y bajo una presión continua por parte de la especulación inmobiliaria. Es el momento por tanto de proteger el Mar Menor como un todo.

ESPACIOS POR PROTEGER

LO QUE PROPONEMOS

La recuperación de los humedales existentes y la ampliación de los mismos son reconocidos por todos los expertos como la medida más efectiva para reducir la entrada de nitratos a la laguna, además de la reducción de su uso. Es por ello que a los espacios ya protegidos deberían incorporarse todos los humedales incluidos en el Inventario Nacional de Zonas Húmedas, incluyendo la Playa de Palos o la Marisma de las Palomas, el delta interior de la desembocadura del Albujón tras su recuperación, las áreas circundantes al Saladar de los Urrutias y a la desembocadura de la Rambla de la Carrasquilla, la zona de El Vivero en el entorno de Marchamalo, la finca de Lo Poyo al otro lado de la carretera Los Nietos-Los Urrutias, las zonas aledañas al aeropuerto de San Javier y a la Playa de la Hita, así como otros enclaves no urbanizados en el entorno de las superficies protegidas actuales.

Esta protección deberá abarcar también las manchas de humedal natural en el entorno del Mar Menor no incluidas en espacios protegidos, así como las superficies que se restauren a usos naturales en la franja de protección del Mar Menor.

MOTIVOS POR LOS QUE APOSTAMOS POR LA CREACIÓN DEL PARQUE REGIONAL

La actual legislación urbanística y agrícola es insuficiente

La actual legislación urbanística y agrícola es insuficiente

Los mecanismos legales que deberían haber garantizado la protección del Mar Menor han fallado estrepitosamente. Ni la legislación urbanística ni la normativa agrícola, que restringe por ejemplo tanto a nivel europeo como estatal el uso de nitratos, han sido capaces de poner freno a las agresiones a nuestra laguna.

Es necesaria por tanto una legislación específicamente medioambiental al más alto rango que proteja el Mar Menor como un todo y que tenga al Mar Menor como objeto central, no como un agente pasivo con respecto a otras actividades económicas.

Con las peticiones de vecinos y asociaciones ecologistas. Por la movilización social

Con las peticiones de vecinos y asociaciones ecologistas. Por la movilización social

Podemos recoge así el guante lanzado por la plataforma SOS Mar Menor, que a principios de año propuso la creación del parque regional del Mar Menor como principal propuesta para mejorar el decreto ley de protección de la laguna.

En la tramitación de esta ley, Partido Popular, Ciudadanos, Vox y PSOE unieron sus votos para impedir la creación de un parque regional, pero los murcianos y murcianas no han dicho su última palabra. En los últimos años los avances en esta Región siempre han venido precedidos de una importante movilización social, como demuestra el soterramiento de las vías en Murcia o la paralización de la megagranja del monte Arabí en Yecla. No hay dos sin tres: ¡ahora toca salvar el Mar Menor!

El reconocimiento como espacio protegido, lo único que funciona

El reconocimiento como espacio protegido, lo único que funciona

Si algo ha caracterizado a todos los gobiernos del PP en la Región de Murcia ha sido su hostilidad a toda la legislación medioambiental, como demuestran desde la Ley del Suelo de Valcárcel al último decreto 5/2020 para modificar la ley de Protección Ambiental Integrada. Si las élites depredadoras de la Región atacan la legislación ambiental es porque saben que es lo único que puede poner freno a su codicia. El contrataque debe venir por lo tanto en este mismo ámbito.

Fue la protección del saladar de Lo Poyo lo único que pudo frenar el megaproyecto de Novo Carthago y llevar al exconsejero de Agricultura y Medioambiente, Antonio Cerdá, ante la justicia.

Fue la protección de la sierra de La Almenara lo único que pudo frenar el despropósito de La Zerrichera y llevar a sus responsables al banquillo.

Es la protección de Calblanque como parque regional lo único que ha sido capaz por el momento de frenar las ansias de la especulación inmobiliaria y es la protección de cabo Cope lo único que ha podido salvarlo hasta ahora de megaproyectos como el de Marina de Cope. El gobierno regional lo sabe y por eso lleva años retrasando el Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque.

De una ley de Protección descafeinada a la creación de un espacio natural único

De una ley de Protección descafeinada a la creación de un espacio natural único

La Asamblea regional aprobó el pasado 22 de julio una Ley de Protección y Recuperación del Mar Menor totalmente descafeinada, como resultado de las presiones del lobby agroindustrial y urbanístico. Partido Popular, Vox, Ciudadanos y PSOE firmaron una nueva sentencia de muerte para el Mar Menor con un nuevo cheque en blanco al uso de nitratos en el entorno de la laguna, ahora bajo la etiqueta de “agricultura sostenible de precisión”. Las medidas adoptadas por la CHS a instancias del Ministerio de Transición Ecológica, mucho más restrictivas, confirman que la nueva ley ya nace muerta.

Ante la irresponsabilidad de estos partidos es el momento de doblar la apuesta. Los murcianos y murcianas no se conforman con una franja de protección descafeinada, que ha perdido todo sentido con el reconocimiento de la agricultura de precisión y que aspire como máximo a amortiguar los desmanes de la agroindustria.

Es el momento de exigir una verdadera renaturalización de todo el espacio no urbanizado en la ribera del Mar Menor, un borde perimetral que integre los espacios ya protegidos y que junto a la laguna conformaría un espacio natural único en el mundo. Si el Mar Menor es una joya única en nuestra Región, es el momento de darle el reconocimiento que se merece.

La historia está de nuestro lado

La historia está de nuestro lado

En los últimos 40 años son muchas las movilizaciones sociales que han conseguido la protección de espacios naturales importantísimos en nuestro país y todas iban encaminadas a un mismo objetivo: el reconocimiento de estos territorios como espacios naturales protegidos.

En los años 80 fueron las movilizaciones de los castellanomanchegos los que frenaron los planes del Ministerio de Defensa para convertir Cabañeros en un campo de tiro del ejército y lograron primero su reconocimiento como Parque regional en 1988 y como Parque nacional en 1995. Hoy este parque, que se reparte entre seis municipios, es intocable. A nivel internacional también fue la movilización la que llevó a la creación en los Alpes franceses en 1963 del Parque Nacional de La Vanoise, convirtiéndose en el primer parque nacional francés.

En la Región de Murcia son también las asociaciones vecinales las que quieren proteger el monte Miravete, incluyéndolo en el parque regional de El Valle y Carrascoy.

Desde Podemos no pretendemos cuadrar el círculo. Tan solo exigimos al gobierno de la Región de Murcia y a los principales partidos que apoyen y cumplan con algo que solo depende de su voluntad, ya que es la Asamblea regional la responsable de sacar adelante esta medida: la creación de un parque regional del Mar Menor. Se trata por lo tanto de una medida concreta y que podría ser realidad en un breve plazo: el Mar Menor no puede esperar más.

QUE CONOZCAN LA PROPUESTA
DIFUNDE POR LAS REDES SOCIALES