Opinión: ¿Pelotazos contra el coronavirus?

María Marín, portavoz de Podemos Región de Murcia

Opinión de María Marín, portavoz de Podemos Región de Murcia.

Puede que usted crea que para luchar contra el coronavirus lo más eficaz sea reforzar el sistema de salud pública, ampliar el número de rastreadores, realizar los necesarios test PCR a la población que haya estado en contacto con el virus y aplicar una escrupulosa transparencia a la hora de conocer los lugares en los que aparecen los famosos rebrotes para que toda aquella persona que haya podido contagiarse lo comunique y se tomen las medidas sanitarias oportunas. Eso era lo mismo que creíamos en Podemos hasta ayer. Hoy ya no estamos tan seguros. La elocuente intervención de los representantes de Partido Popular y Ciudadanos casi logra convencernos de que contra el virus y sus efectos tenemos que luchar contaminando más, construyendo más, poniéndolo más fácil a los pelotazos urbanísticos y acabando con cualquier posibilidad de recuperar el Mar Menor para las generaciones futuras. Por eso ayer aprobaron modificar la Ley de Protección Ambiental en nombre de la “mitigación del impacto socioeconómico de la covid-19”.

Esta semana hemos conocido varios brotes en diferentes puntos de nuestra comunidad autónoma. Llama la atención la rapidez con la que se culpó a la inmigración en algunos de esos brotes, frente a lo que se ha tardado en reconocer el caso de Lorca, a pesar de que en la localidad era un secreto a voces desde la semana pasada. La opacidad del brote lorquino tiene que ver con que el foco ya no se podía poner sobre población vulnerable, sino que estaba en uno de los locales de ocio del empresario que preside la asociación de hosteleros de Lorca. Un caso sobre el que se ciernen aún muchas sombras porque no está nada claro cuándo se tuvo conocimiento del brote –algunas fuentes apuntan al día 17 o 18- y por qué no se cerró inmediatamente cualquier local en el que hubiese trabajado el personal sospechoso de haber entrado en contacto con el virus. Un caso que parece bastante obvio que hubo intereses en tapar el máximo tiempo posible. De hecho, sólo lo han reconocido una vez que Podemos denunció lo que estaba ocurriendo. Durante los días perdidos, el virus puede haber seguido propagándose. En lugar de establecer urgentemente un punto para realizar test PCR masivos en Lorca a todo aquel que haya entrado al local en el que se originó el brote, el gobierno regional se limita a recomendar llamar al centro de salud si se observan síntomas.

Pero para López Miras, lo verdaderamente eficaz para acabar con el virus no es frenar su propagación, es modificar las normas medioambientales para, por ejemplo, permitir más emisiones contaminantes o dejar en manos de los ayuntamientos las evaluaciones de impacto ambiental. Puede que usted no lo entienda. Nosotros tampoco.

Artículo publicado originalmente en el diario La Verdad de Murcia.