El PP, en su afán en acabar con la educación pública, quiere hasta privatizar los exámenes

El Diputado Regional Miguel G. Quesada, ha avanzado que Podemos preguntará en la Asamblea regional a la Consejera de qué partida presupuestaria van a sacar los costes para pagar dicha prueba.

La Secretaría de Políticas Públicas de Podemos subraya que en una Región donde los centros educativos públicos presentan gran cantidad de necesidades, y donde la pública se deteriora, ahora la Consejería se “saca de la manga una nueva ocurrencia que dotará a una empresa privada externa a base de dinero público, y con una prueba absolutamente innecesaria

Desde la Secretaría de Políticas Públicas en Podemos Región de Murcia, su responsable, Juan Ángel Sánchez Naharro, ha calificado de “disparate” el hecho de que la Consejería de Educación vaya a realizar un examen externo a los alumnos y alumnas que pasan a 1º de la ESO para conocer su nivel de inglés, tal y como se ha conocido tras la denuncia realizada por profesores y sindicatos de educación.

Según ha afirmado, Sánchez Naharro “la realización de ese examen supone un altísimo coste que nuestro sistema educativo no está en condiciones de afrontar” concretamente supondría más de un millón de euros “que se le va a dar a una empresa privada para que realice ese examen, que carece de validez académica. Esta ocurrencia mermará alguna partida presupuestaria, que desconocemos, puesto que en el presupuesto de este año no aparecía ninguna partida destinada a este fin” ha señalado el Secretario de Políticas Públicas de Podemos Región de Murcia.

Por su parte el Diputado Regional de Podemos, Miguel G. Quesada ha incidido en el coste académico que supone para los alumnos ya que “aquellos que realicen el examen externo van a tener que dedicar un tiempo extra en su preparación y realización, que no van a dedicar a otros quehaceres relativos a otras asignaturas”.

Así Miguel Quesada ha asegurado que además esta prueba externa también supone un coste para la credibilidad del profesorado ya que “evaluó a esos alumnos y alumnas en 6º, que ve en entredicho su trabajo, toda vez que se pone en cuestión, al ser evaluados nuevamente su alumnado, sin una justificación objetiva; pero también al profesorado de Secundaria, al que no se le permite ser quien evalúe a estos alumnos y alumnas, dudando de su capacidad.”

Por estos motivos  ha manifestado el diputado regional de Podemos, dada la cantidad de necesidades que presenta los centros escolares de la Región “resulta inexplicable una metedura de pata tan grande, solo comprensible desde el punto de vista de la incompetencia mayúscula de un partido político que gobierna nuestra región, que ha manifestado públicamente que quiere abandonar las competencias en materia de educación”.