curso escolar

El curso escolar empieza sin las medidas básicas sanitarias, con menos docentes y con aulas masificadas

La portavoz de Podemos culpa a López Miras de la situación caótica en los centros públicos por “haber vendido la Consejería de Educación a una negacionista de ultraderecha a cambio de su voto” y le exige que “tome medidas para evitar el contagio masivo entre el alumnado”  

El curso académico en la Región de Murcia arranca sin la preparación mínima exigida en mitad de una pandemia. Esta es la denuncia que esta mañana han hecho pública sindicatos y colectivos de docentes, junto a la portavoz regional de Podemos, María Marín.

Desde la puerta del Instituto de Educación Secundaria Alfonso X El Sabio de Murcia, tras un encuentro en el que se ha analizado junto a los representantes de los trabajadores cómo se está desarrollando este inicio del curso, Marín ha calificado como “purga” el cese de 1.500 docentes de refuerzo para  hacer frente a las dificultades generadas por la pandemia. Para la portavoz de Podemos, López Miras y Campuzano “abandonan a alumnado y profesorado a su suerte”, poniendo en grave riesgo su salud y la de sus familias”.

 

Desde Podemos denuncian además que los 1.500 profesores de refuerzo “eran claramente insuficientes y sólo suponían un pequeño alivio, un parche ante un sistema educativo que ha sido víctima de agresiones durante más de una década”.

Frente a este nuevo recorte, la portavoz ha comparado la actitud del Gobierno regional con las políticas que se están desarrollando en otras comunidades autónomas, como la Comunidad Valenciana, que ha reforzado su plantilla en 5.072 docentes, Canarias, con 2.674 profesionales más, o Asturias, con 392 docentes extra.

La Región de Murcia vuelve, tal y como ha indicado Marín, a ser “la excepción negativa; una isla negacionista en medio de una pandemia que sigue aún costando vidas, también de personas jóvenes”.

La portavoz de Podemos ha insistido en que los 1.500 docentes de refuerzo del curso escolar anterior “ya eran insuficientes para desdoblar aulas” y ha recordado que la Región de Murcia fue la única comunidad autónoma que optó por un modelo semipresencial, una ocurrencia del Gobierno regional que, en lugar de contratar más profesores, apostó por mandar a los alumnos y alumnas a casa uno o varios días a la semana”.

 


 

Por su parte, la portavoz de Sterm, Cinta Gómez ha cuestionado la posibilidad de “ni siquiera guardar la distancia de 1,2 metros”. Además, se ha preguntado “a qué se ha destinado el dinero que el Gobierno central ha enviado a la Región de Murcia para educación, que podría servir para contratar profesorado de refuerzo y garantizar la seguridad sanitaria de alumnado y profesorado”.

Por parte de Docentes Unidos, su coordinadora, Susana Navarro, ha denunciado que se está viviendo un “auténtico educacidio en la Región de Murcia” y ha pedido a la comunidad educativa y a la sociedad en su conjunto que “se movilice para reflotar nuestra educación pública y dignificar nuestra profesión”.

En cuanto a la posición de la Federación de Enseñanza de CCOO, su portavoz, Nacho Tornel ha valorado el acto de inauguración del curso que ha protagonizado hoy la consejera como “muy representativo de la absoluta soledad en la que se encuentra”. Tornel ha considerado que Mabel Campuzano “vive de espaldas a la comunidad educativa” y que “su única misión es hacerle el trabajo sucio a López Miras”.

Por último, Marín ha apostado por “otro modelo de educación pública” que, en primer lugar “cuente con los recursos necesarios, con el personal adecuado y con espacios suficientes”. La diputada de Podemos ha asegurado que “el primer paso” para lograr ese objetivo de contar con una educación pública de calidad sería “recuperar a los más de 3.000 profesionales de la enseñanza que fueron recortados en la anterior crisis”.

“La Región de Murcia tiene un grave problema en materia de educación, pero el principal en estos momentos se llama Mabel Campuzano, una consejera que niega la pandemia, que está en contra de las vacunas y que, por si fuera poco, es una enemiga declarada de la educación pública. Estaremos muy atentos a sus disparates y ocurrencias, y continuaremos defendiendo la educación pública desde las instituciones, pero también desde las calles cuando sea necesario” ha concluido Marín.