bajar las ratios

Podemos exige contratar 3.300 docentes para reducir la ratio y garantizar una vuelta segura a las aulas

El secretario de Organización autonómico de Podemos, Ángel Luis Hernández denuncia el “comportamiento negligente de Mabel Campuzano” y asegura que “no sólo hay que rechazar la irresponsabilidad de expulsar a los 1.500 docentes COVID”, sino que también “es urgente reclamar la recuperación de las 3.300 plazas perdidas con los recortes de 2012, para bajar la ratio y asegurar una educación de calidad”

La nueva negativa de la consejera de Educación, M

abel Campuzano, a los requerimientos del Ministerio para que mantenga durante el próximo curso las plazas de los 1.500 docentes de refuerzo para  hacer frente a las dificultades generadas por la pandemia, es “otra negligencia, un paso más en el camino del Gobierno regional para desmantelar la educación pública”.

Así lo ha considerado el secretario autonómico de organización de Podemos, Ángel Luis Hernández, para quien los recortes anunciados por Campuzano “ponen en un grave riesgo el desarrollo del curso 21/22”. Hernández ha rechazado que se pueda desarrollar el próximo año académico sin estos profesionales adicionales de refuerzo, que “sólo suponían un pequeño alivio, un parche ante un sistema educativo regional que lleva años sufriendo de ataques y tijeretazos presupuestarios”.

Desde Podemos apuestan por “dotar urgentemente a la educación murciana de una plantilla suficiente, recuperando los 3.300 profesores y profesoras que fueron despedidos con los salvajes recortes de 2.012”. Con esta medida, tal y como señala el secretario de organización de la formación, se avanzaría en el objetivo de aumentar la calidad educativa en la Región de Murcia, “invirtiendo en que haya menos alumnos y alumnas en las aulas y contratando más docentes, todo lo contrario de lo que está haciendo la consejera de Educación”.

Este último rechazo de Campuzano a los requerimientos del Ministerio de Educación y la pretensión de la consejera de no contar con los profesores de refuerzo por la covid “sólo se entiende además desde la óptica de una negacionista declarada que ha cuestionado la pandemia y se ha declarado abiertamente anti vacunas”, según denuncia Hernández.

Una situación “surrealista” que “deja en ridículo a nuestra región”, tal y como señala el secretario de organización, quien además advierte de que “se está jugando con la salud de los alumnos y alumnas, de sus familias y de todo el personal de los centros educativos”. Para el dirigente de Podemos, la presencia al frente de la consejería de una persona que “niega la efectividad de las vacunas y que al mismo tiempo va a hacinar en las aulas a los alumnos y alumnas, es una auténtica bomba de relojería sanitaria”.

Por ello, ha exigido a López Miras que corrija de inmediato el rumbo que pretende seguir su Gobierno regional y que “incorpore a estos docentes para reducir de una vez los grupos y mejorar la calidad educativa, en lugar de dejarlos tirados después de un año y medio de esfuerzo y sacrificio”. De esta forma, se podría lograr que la Región de Murcia “abandone el furgón de cola de los resultados educativos y la cabeza de los índices de fracaso escolar, simplemente bajando las ratios para disminuir el número de alumnos por aula”. 

Por último, Hernández ha exigido a López Miras que deje de atacar el sistema público y de aprovechar la pandemia para llevar a cabo su proyecto privatizador. El dirigente de Podemos ha recordado que “a diferencia de en 2.012, cuando el Gobierno de España dejó tiradas a las Comunidades Autónomas, en esta ocasión se han transferido a la Región de Murcia decenas de millones de euros que deberían haber ido a la contratación de más profesorado, pero que nadie sabe dónde han ido a parar”.

No hay más que ver lo que están haciendo otras administraciones, como la Comunidad Valenciana, donde se ha contratado a más de 5.000 profesores para recuperar la presencialidad en las aulas. “Mientras tanto en la Región de Murcia tenemos que soportar a una consejera negacionista de ultraderecha que aumenta el número de niños y niñas en las aulas, mientras que despide a 1.500 docentes, maltratando a la educación pública y poniendo en riesgo la salud general. La situación es dramática e insostenible” ha considerado Hernández.