Mar Menor

Los presupuestos de Medio Ambiente “contemplan 1,5 millones de euros en campañas publicitarias para el Mar Menor y cero euros para levantar regadíos ilegales

María Marín asegura que el proyecto de Luengo para 2022 supone “perder un año más la oportunidad de una transformación real y profunda que necesita el sector agrícola” y critica que no contenga “ayudas para el impulso a pequeños y medianos empresarios que dé garantías a la gente joven que quiere tomar el relevo en el campo”

El consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Antonio Luengo, ha comparecido esta mañana en la Asamblea Regional para explicar el apartado del proyecto de presupuestos autonómicos para 2022 relativo a las áreas que administra. Tras lo que ha considerado un “discurso triunfalista y lleno de autobombo”, la portavoz de Podemos, María Marín, ha criticado que tras escuchar a Luengo “pareciera que estuviéramos en otra región, donde los problemas medioambientales no existieran y fuésemos un referente en política verde”, algo de lo que “desgraciadamente estamos muy lejos”. La diputada ha asegurado que el Gobierno regional ha dado una “imagen lamentable” de nuestra comunidad autónoma “a lo ancho y a lo largo de todo el mundo” por la “desastrosa gestión ambiental” que ha realizado. Una tendencia que “seguirá acentuándose”, ya que en los presupuestos “hay cero euros para levantar regadíos ilegales, señal de que no tienen la más mínima intención de hacerlo”. 

Además, Marín ha recordado que el aumento de las partidas en agricultura y medio ambiente se debe “al empuje de los fondos Next Generation, en contra de los que el Partido Popular votó el pasado enero en el Congreso de los Diputados”. La diputada también ha recordado el voto negativo del PP a la nueva ley de cadena alimentaria, apoyada por todas las organizaciones agrarias.

En cuanto a la parte de la agricultura, la portavoz de Podemos ha destacado que “se limitan a gestionar los fondos que reciben de Europa”, mientras que se vuelve a perder “un año más la oportunidad de una transformación real y profunda que necesita el sector agrícola”. Al mismo tiempo, ha denunciado que tampoco se contemplan ayudas que fomenten el impulso a productores, a pequeños y medianos empresarios y que supongan garantías para la gente joven que quiere tomar el relevo en el campo.

También ha señalado que, pese a compartir el aumento del presupuesto para la agricultura ecológica, “se vuelve a perder la oportunidad de cumplir el lema de la huerta a la mesa”, ya que no aparece ninguna partida destinada al apoyo a las cadenas cortas de distribución, sino que “se sigue apoyando a las grandes multinacionales”, que son las que han destrozado el Mar Menor. 

Por lo que respecta a las inversiones en Medio Ambiente, Marín ha asegurado que no recogen partidas que den solución al problema de la calidad del aire y las quemas agrícolas, así como para las graves irregularidades detectadas en las balsas de purines de la ganadería intensiva, que provocan filtraciones de materiales contaminantes que acaban en los acuíferos y en el Mar Menor. Es precisamente la situación de la laguna salada la que más llama la atención en los presupuestos regionales. El Gobierno regional asegura que son 85 millones de euros los destinados a inversiones para recuperar el Mar Menor. Sin embargo, desde Podemos han analizado partida a partida este apartado y han desvelado que “de esos ochenta y cinco millones, apenas treinta y cinco van realmente al Mar Menor”, ya que “se han incluido inversiones que no tienen nada que ver, como refuerzos del firme de carreteras comarcales o los fondos EDUSI para estrategia de desarrollo urbano sostenible, de comunicaciones y de urbanismo”. En cuanto a los 35 millones restantes para inversiones en la laguna, la diputada ha destacado una partida de más de un millón y medio de euros en publicidad, “como si el problema del Mar Menor fuera de imagen y lo que necesitase fuesen campañas de promoción”.

Entre las diferentes partidas contempladas, la diputada ha criticado que aparezcan “un año más” numerosas inversiones que “se repiten presupuesto tras presupuesto y que nunca jamás se ejecutan, como el tanque de tormenta de Playa Honda”. Por otra parte, ha rechazado la reducción en partidas que desde Podemos consideran “muy importantes”, como la destinada a la creación de sondas que midan el agua y los fertilizantes que se emplean en los cultivos de alrededor del Mar Menor, que es lo que permite “conocer el nivel real de contaminación de la laguna y permite actuar en consecuencia”. Los presupuestos de medio ambiente recogen también una reducción importante en las partidas que van dedicadas a las labores de descontaminación de explotaciones mineras abandonadas “con el peligro que suponen”, tal y como está señalando el Seprona en su investigación de las balsas de Zinsa. Por último, Marín ha resumido el discurso de Luengo como “autobombo, titulares falsos e inversiones que nada tienen que ver con el Mar Menor”, mientras “siguen sin abordar el problema de raíz de la contaminación de nuestros espacios naturales”.