dimisión

Ha sido la indignación ciudadana la que ha forzado la dimisión de Villegas

Los cargos públicos que se han vacunado cuando no les tocaba deben tener la decencia de dimitir, sean del partido que sean.

Javier Sánchez Serna calificó anoche lo ocurrido con el caso de la vacunación del consejero de Salud, Manuel Villegas, como un sainete en dos partes, en cuyo primer acto el consejero decía que no dimitía porque pensaba que no había hecho nada malo, mientras que en el segundo asumía las consecuencias y presentaba la dimisión.

Para Sánchez Serna, este cambio de posición de Villegas se debe a que a pesar de que en el Partido Popular no querían dimisiones, la indignación ciudadana ha acabado forzando la marcha del consejero. 

Sin embargo, para Podemos el escándalo no acaba aquí. El coordinador autonómico de la formación ha anunciado que van a exigir conocer si hay algún otro consejero del Gobierno regional o algún otro alcalde o alcaldesa, además de los ya conocidos, que haya recibido la vacuna saltándose la cola. Incluso se plantean conocer si el propio presidente López Miras ha sido vacunado.

Sánchez Serna ha reiterado que de los altos cargos vacunados antes de que llegase su turno, solo pedimos que tengan al menos la decencia de dimitir, y ha apuntado que tienen que marcharse, sean del partido que sean, se llamen Manuel Villegas o Esther Clavero. 

El diputado de Unidas Podemos ha considerado particularmente grave lo ocurrido en la Región. Una serie de cargos públicos se han valido de su posición de poder para recibir unas vacunas que no eran para ellos. 

Desde Podemos irán hasta las últimas consecuencias del asunto, tanto en el plano político como en el judicial, porque lo que está en juego es el prestigio de las instituciones y la confianza de la ciudadanía.