Urralburu: “Son presupuestos hechos para los que más dinero tienen en esta Región”

El secretario general y portavoz parlamentario de Podemos Región ha querido dejar claro que las políticas económicas del gobierno del Partido Popular pasan por anunciar bajadas de impuestos que benefician “a los más ricos, mientras que a las familias de clase media sólo les quitan unos 50 euros al año. Eso sí, a cambio de estas rebajas,  se agiganta la deuda pública que cada murciano y murciana va a tener que pagar a lo largo de su vida”. Especialmente “sangrante” es que PP y Ciudadanos van a bonificar fiscalmente a las empresas de juego y casinos, por más 7,4 millones de euros, “a los que tendremos que sumar los millones que nos cueste tratar a las personas, especialmente jóvenes enganchados al juego. Es realmente indecente. Perdonamos dinero a los casinos mientras que los colegios públicos y los consultorios médicos reciben cada vez menos”.

Óscar Urralburu ha asegurado que a todo esto hay que sumar que en materia de impuesto de Sucesiones perdemos “118 millones de euros al año, de los cuales más del 40% corresponde a grandes fortunas. Con estos recursos podríamos pagar una Renta Básica Garantizada o tener una política social acorde con la situación de exclusión en la que vive la uno de cada tres personas en la Región”.

El otro lado de la moneda es para los empleados públicos. Urralburu ha explicado que “han prometido a los funcionarios una subida del 2,25% basada en el incremento acordado en unos Presupuestos Generales del Estado de 2019 que votarán en contra. Es un comportamiento esquizofrénico destinado a engañar a la opinión pública”.

En lo que respecta al empleo, tenemos un mercado laboral “que no levanta cabeza, con unos salarios de miseria. La situación es desoladora. Tenemos una tasa del 16% de desempleo. Tenemos poco más del 55% de empleos indefinidos, la tasa de temporalidad es del 34,6% y los contratos a tiempo parcial alcanzan el 14,9% del total.  Con lo que nos ha presentado hoy el gobierno, sabemos a ciencia cierta que no se va a crear más empleo, puesto que no hay ninguna palanca de cambio de modelo productivo y seguimos con las productividades más bajas del país”.

Asimismo, siguen creando “una burbuja que va a estallar alrededor de los funcionarios. Han prometido la creación de 8.194 plazas de funcionariado nuevas. Pero no son sino consolidaciones de interinos. No crean plazas nuevas, sólo convierten a funcionarias las plazas interinas después de años sin convocarlas”.

El secretario general de Podemos y portavoz parlamentario ha subrayado que “tenemos menos profesorado por cada 100 alumnos que la media del país, menos personal sanitario, menos personal de asistencia en políticas sociales o menos personal de administración y servicios”.

Por otro lado, el gobierno del PP deja “tiritando los servicios públicos fundamentales”. En materia de gasto, la política de PP y Ciudadanos es “privatizar, externalizar y no controlar. Más educación privada concertada, más sanidad externalizada y cero controles sobre las mismas, mientras estos servicios públicos se desangran. Estos presupuestos no son más sociales que los del año anterior, y en nada van a notar la ciudadanía la mejora”.

Según Óscar Urralburu, lo que ya sí que no podemos esperar es “ni una palabra de mejorar los controles de las declaraciones mediante coordinación de Agencias Tributarias, ni una palabra de aumentar el Cuerpo de Inspectores, ni una palabra de actuaciones concretas para perseguir la elusión fiscal en materia de Impuesto sobre el Patrimonio, sobre Sucesiones o sobre Impuestos Medioambientales. El Fraude Fiscal y la Economía Sumergida campan a sus anchas en la región de Murcia”.

En definitiva, ha concluido Urralburu, “estamos bajando impuestos para pagar intereses a la banca. Esto es populismo fiscal que sólo nos lleva a la bancarrota. Una fórmula presupuestaria que lleva años sin funcionar y que vuelven a repetir. No resisten un análisis riguroso sobre su composición y efectividad para asegurar un crecimiento económico redistributivo de la riqueza y una gobernanza alejada de clientelismos, de los clientelismos del PP y, ahora, los nuevos clientelismos de Ciudadanos”.