Proponemos un “impuesto verde” a las actividades industriales contaminantes para mejorar la financiación municipal

Óscar Urralburu, portavoz parlamentario y secretario general de Podemos Región de Murcia, ha asegurado que la futura ley de Financiación Local recoja un capítulo para mejorar los ingresos municipales, tras la pérdida de la plusvalía, como forma de cambiar el modelo impositivo de los consistorios que ahora vincula los ingresos vía impuestos a la propiedad, como el IBI a las actividades industriales. Por eso, “creemos que se puede establecer un cambio que conecte los impuestos con las actividades que resulten contaminantes para los municipios”.

Urralburu ha explicado que el caso de Cartagena es un buen ejemplo de cómo se podría financiar el Ayuntamiento con aquellas actividades que “puedan tener efectos contaminantes. Debemos ir hacia un modelo fiscal para las corporaciones locales que tenga recursos derivados de actividades contaminantes, que deben ser gravadas, y de actividades extractivas que implican la posterior intervención de la Administración para reponer el orden medioambiental”.

Asimismo, Óscar Urralburu ha asegurado que de la Asamblea debe salir una ley de financiación local que “reordene las competencias y los criterios con los que se distribuyen los 230 millones que tiene la CARM para los consistorios y de los que tan sólo llega el 50%”.  Para Podemos es “imprescindible que en esa ley, a la hora de destinar el dinero, se tenga en cuenta la renta per cápita, el desarrollo industrial, el desempleo y la población juvenil. Además, se debe aprobar dentro de esta legislatura y que se incluya dentro del Estatuto de Autonomía.

Por último, Urralburu ha subrayado que estas medidas, junto a una fiscalidad municipal específica vinculada a los locales de juego y al establecimiento de mayor progresividad sobre determinados impuestos que no tengan en cuenta el medio ambiente, “cumplirá una doble finalidad. Primero recaudatoria, a fin de financiar los servicios públicos municipales, y luego reponedora o reparadora de la lesividad ambiental que determinadas actividades conllevan”.