Podemos solicita que haya trabajadores sociales en turno de noche en el 112 - Podemos Región de Murcia

Podemos solicita que haya trabajadores sociales en turno de noche en el 112

María Ángeles García Navarro, diputada regional, ha presentado diversas medidas en la Comisión Especial contra la Discriminación y Violencia de Género para que sean incluidas en el dictamen final de la misma. Entre ellas, que haya trabajadores sociales en horario nocturno en el centro de emergencias 112 para que la víctima pueda disponer de todos los recursos que les corresponden aunque sea de noche.

García Navarro ha explicado que por las noches el servicio del 112 carece de trabajadores sociales. Esto implica, ha dicho, que “cuando una víctima llama para recibir ayuda, si es en horario nocturno, no puede disponer de un trabajador social. Este tipo de trabajadores son los que avisan al abogado del turno de oficio para que ayude a la víctima a interponer una denuncia, que muchas veces, si la hacen las víctimas por cuenta propia, está mal redactada y queda archivada”.

En ese mismo sentido, la diputada ha contado que otra de las medidas que propone Podemos es que haya personal especializado en violencia de género en la Guardia Civil y en la Policía Nacional durante los fines de semana. María Ángeles García Navarro ha asegurado que “es tanto por las noches como los fines de semana cuando más agresiones ocurren. Por tanto, se deben crear en todos los centros donde se tramitan las denuncias, en la Policía Nacional los Servicios de Atención a la Familia (SAF) y en la Guardia Civil los Equipos de Mujer y Menor (EMUME) y que presten servicio durante los fines de semana”.

Otra de las medidas que ha propuesto el Grupo Parlamentario Podemos es modificar la legislación de manera que la asistencia socio sanitaria de la víctima se pueda prestar antes de entrar en la fase penal. El objetivo es que puedan ser consideradas víctimas sin necesidad de interponer una denuncia ya que no todas las víctimas pueden denunciar porque tienen vínculos emocionales, económicos y dependientes del maltratador, o culturales y religiosos.