Podemos reivindica mejor seguridad y condiciones dignas para los trabajadores de las prisiones

Óscar Urralburu, secretario general de Podemos Región de Murcia, ha afirmado que para que este servicio público funcione de manera adecuada hay que “dotarlo de los recursos necesarios para garantizar que los trabajadores de las cárceles pueden desarrollar su labor de manera digna. Además, en este caso, es muy importante que estas  personas cuenten con los recursos necesarios para llevar a cabo un trabajo en el que la seguridad es fundamental”.

Urralburu ha acudido a uno de los centros de hemodonación de Murcia para apoyar la campaña emprendida por el sindicato de funcionarios de prisiones, ACAIP. De esta manera, el secretario general de Podemos Región de Murcia ha querido respaldar las reivindicaciones de estos trabajadores, puesto que “han sufrido recortes de plantilla y de derechos laborales que ya no sólo afecta a sus condiciones de trabajo sino que impacta de forma directa a su seguridad personal”.

De hecho, ha añadido Óscar Urralburu, “como nos han comentado, el aumento de la violencia y las agresiones sobre funcionarios tiene que ver con las condiciones de los presos, que también son bastante precarias”. Y a esta situación se añade, ha dicho Urralburu, “que nos encontramos con que hay funcionarios que tienen que atender hasta a 200 presos al día. Esto es inviable. Es necesario reforzar los servicios de las cárceles y mejorar las condiciones de los trabajadores”.

Asimismo, el secretario general de Podemos y portavoz parlamentario ha querido subrayar que “urge devolver a los trabajadores de prisiones la dignidad en forma de derechos laborales que están en peligro por las políticas de recortes en este servicio público. Por ello, tanto desde la Asamblea Regional como desde el Congreso de los Diputados respaldaremos las iniciativas destinadas a aumentar el presupuesto en las cuentas del Estado para dotar a estos trabajadores de las condiciones necesarias de seguridad para llevar a cabo su trabajo”.

Por último, Urralburu ha incidido en que “para que las prisiones puedan cumplir el mandato constitucional de la reinserción social sus trabajadores deben tener todas las garantías de dignidad profesional”.