vacunas murcia

Podemos recuerda que ya llega el Pleno de febrero sin que, por ahora, Ballesta haya cumplido el mandato del Pleno de enero

Se acerca el Pleno ordinario de febrero y Ballesta sigue haciendo oídos sordos a la moción de urgencia que aprobaron todos los grupos, excepto el Partido Popular. Ginés Ruiz Maciá, portavoz del grupo municipal, reclama al alcalde el cumplimiento de esta moción y avisa de que llegar al pleno de febrero con este silencio evidenciaría que el municipio se gobierna de espaldas a las decisiones del Pleno. 

Esta semana los grupos municipales ultiman sus mociones para el Pleno ordinario de febrero. Pero el escenario sobre el que redactan sus propuestas está marcado por el incumplimiento del alcalde José Ballesta a lo acordado en el Pleno anterior.

En el Pleno ordinario de enero, la trama en torno a la vacunación contra el COVID19 marcó la sesión. Todos los grupos, excepto el Partido Popular, acordaron que el concejal de Salud, Felipe Coello debía dimitir, y que de no hacerlo, el alcalde debía cesarlo, y que el gobierno municipal debía poner en marcha una comisión que aclarara las irregularidades que giran en torno a la vacunación llevada a cabo por los servicios municipales. 

Desde entonces, y han pasado ya cerca de tres semanas, el silencio y la nada es la respuesta que han obtenido los grupos. “Por desgracia, estamos acostumbrados a que el equipo de gobierno dé la espalda a las mociones que mes a mes sacamos adelante los grupos municipales. El grado de cumplimiento es vergonzoso. Pero este asunto está marcado por la urgencia y la gravedad de los hechos y José Ballesta tiene que actuar y dar la cara”.

Para el portavoz del grupo municipal, Ginés Ruiz Maciá, el alcalde sigue gobernando como si tuviera mayoría absoluta, pero es que “aunque la tuviera, las mociones deben cumplirse porque los grupos municipales representan la democracia, el pluralismo y la soberanía popular”. 

La manera de tratar el asunto de las vacunas destapa, a su vez, “un modus operandi que no distingue entre vacunas, solares, o contratas; el fondo es el mismo siempre: la utilización de lo público para aprovechamiento propio y de los amigotes; no podemos consentir este ataque a la democracia y esta manera de gobernar”.

Es ofensiva la manera en la que el alcalde está dando la espalda a este asunto. No da explicaciones, no asume responsabilidades, no cumple con el Pleno y, en definitiva, no está siendo honesto y leal con los murcianos y murcianas, representados en el Pleno del Ayuntamiento.

Que las vacunas se han aplicado de manera irregular y saltándose todos los protocolos dictados desde el Ministerio, es un hecho del que nadie duda. Por eso, al gobierno municipal del Partido Popular solo le queda asumir la responsabilidad de haber actuado contra la norma y de haber favorecido a unos cuantos privilegiados que han pasado por encima de los derechos de los ciudadanos y ciudadanas más vulnerables y de los que están dejándose la piel en la lucha contra la pandemia.

El portavoz del grupo, Ginés Ruiz Maciá, afirma que “el Alcalde no puede seguir poniendo sus intereses por delante de los de la mayoría de vecinos y vecinas, que siguen esperando que alguien asuma responsabilidades por el descontrol del proceso de vacunación municipal, mientras esperan su turno pacientemente”.