Podemos no asiste a un pacto “entre políticos mientras se deja fuera a organizaciones y agricultores afectados” - Podemos Región de Murcia

Podemos no asiste a un pacto “entre políticos mientras se deja fuera a organizaciones y agricultores afectados”

Giménez ha afirmado que el pacto regional “es una continuación del memorandum con el que se vendió a los agricultores a los especuladores del agua. De todas las promesas hechas por el PP a los agricultores, no se han cumplido ni una. Nunca ha llegado agua a la Región con los planteamientos del PP. Esto ha generado frustración en el campo y ha roto la voz única de la que tanto ha presumido el Partido Popular. El campo murciano sabe que el PP les ha traicionado tanto en Murcia y en Madrid. El pacto propuesto sólo es un acuerdo de cartón piedra para que el PP salve los muebles”.

Giménez ha afirmado que el pacto propuesto desde el gobierno es un acuerdo que “niega la participación de todos los actores, de todas las voces del agua como pedimos en nuestra reunión con el Consejero. Una mesa sin todos los actores implicados es un engaño. Una escenificación abocada al fracaso, una oportunidad perdida”.

Lo que se ha puesto de manifiesto durante todo este proceso es lo que en el Partido Popular quieren: “están nerviosos y buscan con esta foto trasladar a toda la Región la responsabilidad de 22 años de malas políticas hídricas, de 22 años de desgobierno del agua”.

Desde Podemos, ha dicho la diputada regional, “pusimos nuestras propuestas encima de la mesa. Soluciones viables y realistas. Estamos en un momento excepcional. Poner fin a los especuladores del agua y atajar el problema de los regadíos ilegales y que hoy día son el mayor problema que tienen los agricultores honrados”.

Si bien, en el Partido Popular “continúan anclados en sus políticas fracasadas de siempre. No ofrecen soluciones para el campo murciano. Necesitamos sentarnos todos para hablar de agua y en el gobierno dejan de lado los actores implicados, como las organizaciones agrarias, plataformas, ecologistas, y demás sociedad civil que se ve afectada por el agua, como los agricultores de regadío tradicional. Pedíamos un debate serio, riguroso y que espacio de tiempo amplio para ser creíble”.