atención temprana

Podemos exige la retirada del Decreto de Atención Temprana y su tramitación como Ley autonómica

La portavoz regional, María Marín, asegura que la nueva norma sólo va a ralentizar la atención a los menores y denuncia que no han sido atendidas las demandas de las familias y los especialistas.

 

 

Podemos ha exigido la retirada inmediata del decreto que regulará la atención temprana, trasladado al Consejo de Gobierno por Isabel Franco. La portavoz de la formación morada, María Marín, ha asegurado que esta nueva norma no ha sido consensuada con nadie, por lo que no da respuesta a las demandas que plantean las familias y los especialistas.

Además, el cambio en el protocolo para acceder al Servicio de Atención Temprana supondrá una ralentización en la atención a los menores y sus familias, ya que si antes se remitía a las familias directamente desde la Atención Primaria a los Centros de Atención Temprana, ahora será el IMAS el que canalice todas las solicitudes, algo que va a generar un enorme cuello de botella.

Esta ralentización supone algo gravísimo, ya que la clave del éxito en muchas de estas intervenciones está precisamente en la rapidez con la que un problema se detecta y se trata. Por ello, además de votar en contra de este decreto, Marín ha anunciado que su formación planteará en la Asamblea que este decreto se tramite como proyecto de ley para que sean atendidas las demandas de familias y profesionales.

La diputada de Podemos ha recordado que en la Región de Murcia han muerto este año casi 1.500 dependientes en lista de espera por culpa de un IMAS sobrecargado, y ha exigido que no se repita el mismo error con estos menores, que necesitan una atención urgente. Los servicios de atención temprana de la Región de Murcia atienden a casi 4.500 familias en la Comunidad Autónoma con menores de 0 a 6 años que padecen o tienen riesgo de padecer algún trastorno de desarrollo.

En lugar de aprender de los errores y escuchar a las familias y los profesionales, la vicepresidenta y consejera de Política Social, Isabel Franco, sigue la senda marcada por Violante Tomás y da la espalda a los principales afectados. La Región de Murcia está sufriendo la nefasta gestión de una consejera que parece más atenta a las luchas de palacio en el ejecutivo regional que a las verdaderas necesidades de la gente de esta Región.

El empecinamiento del Gobierno regional por sacar adelante este proyecto como decreto y sin ningún tipo de consenso sólo puede entenderse si lo que se está buscando es que las familias desesperadas por la lentitud burocrática no tengan más remedio que acudir al sistema privado. Esta práctica de deteriorar los servicios públicos para beneficiar al sector privado es algo a lo que por desgracia ya nos tiene acostumbrado un gobierno regional compuesto por maestros en destrozar servicios sociales, que funcionan bien y que ha costado años sacar adelante, para convertirlos en lucrativos negocios al alcance solo de los que puedan pagárselos.

Podemos ha mostrado su apoyo a las reivindicaciones de la Plataforma por una Atención Temprana Universal, Gratuita y de Calidad, que reclama que menores y familias sean atendidos por profesionales especializados en Atención Temprana, que son los que mejor conocen las características de estos menores y los tratamientos que precisan. Estos profesionales evalúan no solo al niño, sino también su entorno, proponiendo una intervención personalizada adaptada al contexto mediante un enfoque integral que es clave y ahora se pone también en riesgo. 

En lugar de este decreto, que no va a aportar nada, Marín ha exigido más recursos para ampliar la red de centros de atención temprana y llevarla a todos los municipios, así como para aumentar la plantilla de especialistas. Esto es lo que verdaderamente hace falta y no documentos que solo añaden más trámites burocráticos, pero ningún recurso extra.