Atención Temprana

Podemos exige junto a profesionales y afectados dar audiencia a colectivos durante la tramitación de la Ley de Atención Temprana

La portavoz regional, María Marín, ha mantenido esta mañana una reunión con la Asociación de Profesionales de la Atención Temprana de Murcia (ATEMP) y la Plataforma por la Atención Temprana y ha denunciado que en la redacción de la ley «no han sido atendidas las demandas de las familias y los especialistas»

La nueva Ley de Atención Temprana va a ser aprobada por el rodillo del Partido Popular y los grupos tránsfugas que lo apoyan sin haber escuchado a ningún afectado o profesional del sector. Así lo ha denunciado esta mañana la portavoz regional de Podemos, María Marín, quien ha mantenido una reunión de trabajo con la Asociación de Profesionales de la Atención Temprana de Murcia (ATEMP) y la Plataforma por la Atención Temprana, para “hacer lo que el Gobierno regional se niega a hacer, hablar con quienes mejor conocen la Atención Temprana, recoger su voz e introducir enmiendas a la ley que corrijan sus graves deficiencias”.

Marín ha lamentado que desde el Partido Popular y los grupos que sostienen el Gobierno regional hayan decidido que esta ley se tramite por el procedimiento de lectura única, es decir, sin dar audiencia a las asociaciones de profesionales y plataformas de afectados o a los grupos políticos. Un procedimiento que, recuerda Marín, “sólo debe usarse para aprobar asuntos urgentes, nunca para leyes que van a regular todo un sector durante los próximos años y que van a fijar las condiciones en las que serán atendidas miles de familias”. 

Por su parte, la portavoz de la Asociación de Profesionales de la Atención Temprana, María Santos, ha criticado que mediante el proceso de lectura única “apartan a los colectivos que realmente están trabajando día a día en este tema, que son quienes realmente conocen el funcionamiento y las necesidades”.

Santos ha asegurado que con la nueva ley “se impone un sistema privado, ya que con la introducción de las listas de espera, aquellas familias que puedan pagarlo acudirán a un centro privado”. La portavoz de los profesionales ha reclamado al Gobierno regional que “reflexione y abra el trámite de la ley a mejoras surgidas desde la propia sociedad, desde las familias y los trabajadores que atendemos sus necesidades”.

Por su parte, la diputada de Podemos ha considerado “muy grave” la ralentización que supondrá la introducción de listas de espera en la Atención Temprana, ya que “la clave del éxito de la mayoría de las intervenciones en esta materia es la rapidez con la que se detecta y trata un problema. Podemos ya solicitó en febrero que el decreto se tramitase como ley en la Asamblea Regional, con el objetivo de atender a las demandas de familias y profesionales”.

Además, hay que tener en cuenta que la nueva ley prevé trasladar este servicio al IMAS, una institución que tal y cómo recuerda Marín “ya tiene otras competencias como la dependencia, y el antecedente es que este año han muerto más de mil dependientes en lista de espera para cobrar su prestación o ser evaluados”.

La portavoz de Podemos ha criticado que “con un IMAS sobrecargado”, la Comunidad Autónoma vaya a cometer el “mismo error con estos menores, que necesitan una atención urgente”.

“Estamos hablando de un servicio de Atención Temprana que atiende en la Región de Murcia a casi 4.500 familias con menores de 0 a 6 años que padecen o tienen riesgo de padecer algún trastorno de desarrollo, y a las que el Gobierno regional pretende ni siquiera escuchar su opinión para aprobar la ley que regulará cómo se les atiende. Es un desatino que sólo busca el desmantelamiento del servicio para que alguien haga negocio desde instituciones privadas”, ha concluido Marín.