medicina ucam

Podemos denuncia un escandaloso trato de favor a la UCAM para implantar el Grado de Medicina en Cartagena

La portavoz de la formación, María Marín, asegura que mientras que las notas de corte “se disparan” en la Universidad de Murcia, en la UCAM “aumentan las plazas para el que pueda pagar 12 veces más que en la pública” y exige “no consentir que los estudios de Medicina queden reservados a una casta privilegiada»

 

La concesión de nuevas plazas de Medicina a la Universidad Católica de Murcia (UCAM) ha levantado de nuevo la polémica. La portavoz regional de Podemos, María Marín, ha denunciado que desde el Gobierno regional “se han saltado todos los cauces administrativos habituales, ignorando además al Consejo Interuniversitario, para favorecer a una empresa privada como la UCAM en detrimento de la universidad pública”.

Marín ha mostrado su solidaridad con los estudiantes de Medicina de la Universidad de Murcia, quienes “hoy ven cómo sus títulos valen menos porque el Gobierno regional está más interesado en hacer negocio con estas titulaciones que en una planificación racional de las enseñanzas universitarias, ajustadas a las demandas de la sociedad”. 

 

 

La portavoz de Podemos ha planteado que de ampliarse el número de plazas para los estudios de Medicina, “debería hacerse en la Universidad de Murcia. Además, Marín ha recordado que con los sesenta nuevos puestos aprobados en Cartagena, “la UCAM ha conseguido ofertar en menos de una década ciento cincuenta plazas de Medicina, mientras que en la pública, este número se encuentra congelado en doscientas desde 2008”. A esto hay que sumar que mientras las notas de corte se disparan en la Universidad de Murcia, en la UCAM “siguen aumentando las plazas para todo aquel que pueda permitírselo”.

El grado de Medicina en la pública cuesta en torno a los 6.000€, pero en la UCAM el precio se dispara hasta más de 72.000€, algo que para la diputada de Podemos constituye “un precio prohibitivo para cualquier familia trabajadora o de clase media”. Marín ha denunciado que en la Región de Murcia “se está socavando el principio de igualdad de oportunidades, desde la enseñanza obligatoria a los estudios universitarios”, y ha asegurado que el objetivo último del Gobierno autonómico es que los estudios de Medicina “queden reservados a una casta privilegiada, algo que ya están sufriendo además otro tipo de titulaciones como Enfermería”.

Por último, Marín ha acusado a la consejera de Universidades, Valle Miguélez, de estar “engañando cada día a los estudiantes y al profesorado de la universidad pública, mientras que al mismo tiempo reparte prebendas a la universidad privada”. Es la norma de la casa de la consejera de Universidades Valle Miguélez, “una consejera tránsfuga sin ninguna experiencia en gestión universitaria, pero con una dilatada trayectoria en todo lo que tiene que ver con ser muy generosa con las redes clientelares de empresarios amigos”.