Podemos (Cultura): “Ya no caben más excusas: hace falta un cambio de dirección en Cultura”. - Podemos Región de Murcia

Podemos (Cultura): “Ya no caben más excusas: hace falta un cambio de dirección en Cultura”.

El diputado de Podemos, Miguel García Quesada, ha mostrado su “preocupación” con los datos presentados por la  Fundación Contemporánea, que demuestran que el Gobierno no dispone de un proyecto cultural “consistente, socialmente relevante, y de futuro para la Región”. Por este motivo, reclama el cese de la directora del ICARM, Marta López Briones, y un cambio en los procesos de selección de los directores de los Centros Culturales dependientes de la Comunidad.

Por su parte, Desde la Secretaría de Cultura de Podemos en la Región de Murcia, se ha señalado que los datos del informe del Observatorio de la Cultura vienen a dar la razón a las múltiples denuncias que se vienen realizando desde hace meses, sobre la difícil situación por la que atraviesa el patrimonio cultural, y la pésima gestión de la Consejería de Cultura, para poner en valor la diversidad cultural y la riqueza del patrimonio regional “el cual se cae a pedazos ante la mirada impasible y la ausencia de acción política, para cuidad y proteger lo que es de todos”.

En este sentido el responsable del área de Cultura en esta Secretaría, Víctor Egío, ha subrayado que “la forma de gobernar importa y mucho para estar al frente de la calidad y la innovación cultural“. Por eso, ha destacado que “mientras en  la Comunidad Valencia, con un gobierno de cambio, ha demostrado como se puede crecer cuidando, protegiendo y poniendo en valor el patrimonio cultural, por lo cual es la que más ha crecido en el índice, en cambio en  la Región de Murcia  nos hemos convertido en un referente del fracaso y de lo que no hay que hacer”.

Como ha señalado reiteradamente García Quesada, la actual política del Partido Popular en materia de cultura ha conducido a la Región a esa “irrelevante posición en la que nos sitúa la Fundación Contemporánea”. Para el diputado de Podemos RM “el panel de expertos certifica el desastre de una política cultural sin ideas ni objetivos, más allá de la mera sucesión de eventos sin una finalidad clara”.

García Quesada ha señalado, además, que ninguna de las actividades desarrolladas por el ICARM se ha situado entre las actividades más innovadoras del año en la encuesta nacional, y que en lo que concierne a la Región sólo dos de sus centros (el Víctor Villegas y el Párraga), aparecen listados entre los más interesantes de la Región, ambos muy lejos de los primeros puestos.

Los datos del Observatorio, señala García Quesada, “demuestran que no hay proyecto cultural, no hay ideas que transmitir ni objetivos claros que alcanzar, y se tapa todo esto con la puesta en marcha de macroeventos que no despiertan ningún interés. La cultura sufre una situación de abandono“.

Por eso solicita al consejero Javier Celdrán una reestructuración del ICARM, que debe pasar por el cese de su actual directora, Marta López-Briones, “cuyo proyecto, si alguno vez lo tuvo, ya está más que agotado”, y un cambio en los procesos de selección de los directores de los diversos centros asociados al ICARM, que, a imagen de lo que se ha hecho en el Ayuntamiento de Madrid, deben ser mediante una convocatoria abierta, transparente, en régimen de concurrencia competitiva y evaluada por un comité de expertos independientes. “Sólo de esta forma” ha señalado García Quesada, “estaremos seguros de contar con los mejores proyectos para nuestra Región. El actual modelo (opaco, sin criterios claros y sin rendición de cuentas) debe desaparecer”.

Sobre la reunión que Celdrán ha solicitado a la Fundación Contemporánea y las excusas presentadas por la Consejera y Portavoz Noelia Arroyo, García Quesada también lo tiene claro: “Podemos revisar el examen las veces que queramos, pero seguiremos suspensos. Responder a un informe como este con cifras de contratación es como decirle al profesor que no has hecho los deberes, pero te has comprado un bolígrafo nuevo”, y ha añadido: “Con el Partido Popular siempre es lo mismo: da igual que sea la cultura, el soterramiento de las vías o el estado del Mar Menor. Ellos nunca son responsables, todo lo han hecho bien y la culpa es, si acaso, de otro. Ya está bien. Esta Región no quiere más excusas cuando lo que necesita son soluciones. Si no son capaces de darlas, al menos que no molesten”.