Podemos apoyará la huelga educativa convocada por CCOO y STERM

La portavoz en la Asamblea Regional, María Marín, en relación a la huelga educativa, denuncia que “las medidas para la vuelta a las aulas se han tomado de espaldas al profesorado, a los sindicatos de enseñanza, a las familias y al alumnado”, algo que achaca a la “actitud soberbia y autoritaria de Esperanza Moreno al frente de la consejería de Educación”

La portavoz de Podemos en la Asamblea Regional, María Marín, ha mantenido esta mañana un encuentro con representantes de STERM-Intersindical, en el que ha trasladado el apoyo de su formación política a la huelga que los sindicatos de enseñanza han convocado para el próximo 23 de septiembre. Durante la reunión, Marín ha mostrado su preocupación por la situación que están viviendo los docentes, el alumnado y las familias ante un inicio de curso “caótico”, producto de la “actitud soberbia y autoritaria de la consejera de Educación, Esperanza Moreno”, quien en su opinión “ha quedado invalidada para liderar los retos que la comunidad educativa tiene por delante en un escenario tan complejo y que requiere del entendimiento de todos los actores implicados”. La portavoz de Podemos ha calificado además como “actitud caciquil” el establecimiento por parte de la responsable de Educación de “unos servicios mínimos para la huelga que llegan a ser casi del 100% en algunos centros”.

Además, Marín ha puesto en conocimiento de los representantes de STERM-Intersindical que su Grupo Parlamentario ha registrado esta mañana dos preguntas con las que pretende averiguar “cuántos docentes hay de baja a día de hoy”, y de estos, “cuántos han sido sustituidos”. Desde los sindicatos y las asociaciones de docentes señalan que desde la consejería no se estarían cubriendo esas bajas, “lo que contribuye a aumentar aún más las ratios en un momento en el que deberían estar siendo reducidas”. Además, la diputada de Podemos ha apuntado que los 1.500 docentes extra anunciados “a bombo y platillo” por el presidente regional, Fernando López Miras, “no resuelven el problema, ya que no se les ha asignado grupos ni tareas docentes, sino solo funciones de vigilancia y apoyo”. Se trata por tanto de “una medida propagandística” que “no reduce las ratios ni garantiza que se cumpla la distancia de seguridad mínima”, lo que ha llevado a la portavoz de Podemos a calificarlo como “un mero lavado de cara”.

Marín ha lamentado además lo que considera “un juego de trileros” al que se ha prestado el PSOE de Diego Conesa al “conformarse con este anuncio de la contratación de 1.500 docentes extra”, un número que considera “totalmente insuficiente” , máxime cuando además “no van destinados a tareas docentes ni a sustituciones”. La portavoz de Podemos ha comparado estas cifras con las aprobadas en la Comunidad Valenciana, en cuyo gobierno también está presente Podemos y donde la Conselleria de Educació “ha aumentado la plantilla de los centros educativos en un 15%”, mientras que las 1.500 contrataciones anunciadas en la Región de Murcia “no llegan ni al 8%”. Desde Podemos advierten que la sociedad murciana “no debe conformarse con menos que nuestras comunidades vecinas, cuando ya estamos a la cola en la mayoría de índices educativos”.

Además, la portavoz en la Asamblea Regional ha asegurado que Podemos comparte con las organizaciones convocantes “la necesidad de acabar con el absentismo escolar impuesto por la Consejería de Educación”, ya que la Región de Murcia “es la única comunidad autónoma que despide alumnos un día a la semana en lugar de contratar los docentes necesarios”. Marín ha exigido la “contratación inmediata de los docentes necesarios para revertir un modelo que atenta contra el derecho a la educación y la conciliación, especialmente en las familias trabajadoras”.

Por último, Podemos ha denunciado el “doble rasero” con el que se trata a la educación pública y a la privada-concertada. En concreto, la portavoz ha detallado que los 121 colegios concertados de la Región “recibirán hasta seiscientos docentes de refuerzo, casi seis por centro”, mientras que “los seiscientos colegios públicos solo van a contar con novecientos profesores extra, uno y medio por centro”. Marín ha considerado que de esta manera “una vez más, el Gobierno Regional discrimina a las familias y al alumnado, tratando a la comunidad educativa de la pública como murcianos y murcianas de segunda”.