Atención Temprana

Podemos anuncia que votará en contra de la Ley de Atención Temprana “impuesta por López Miras e Isabel Franco contra familias y profesionales”

La portavoz regional, María Marín, acusa al Gobierno regional de “copiar el modelo de Díaz Ayuso”, un sistema que ha provocado “listas de espera de más de 160 días para que los menores sean citados”

De cumplirse las previsiones, la nueva ley de Atención Temprana saldrá mañana adelante en la Asamblea Regional. Se trata de una polémica norma que llega de la mano de Isabel Franco hasta la cámara autonómica y que cuenta con el rechazo de los colectivos de familias usuarias de este servicio, así como de las asociaciones de profesionales.

Desde Podemos, María Marín, portavoz regional de la formación,  ha anunciado el voto en contra de su grupo en el pleno de mañana. La diputada morada ha asegurado que la nueva ley “pondrá en riesgo la atención a cientos de niños y niñas con trastornos en su desarrollo o riesgo de padecerlos”. 

 

Los colectivos como la Plataforma de Atención Temprana han mostrado también su rechazo al texto y han planteado 44 enmiendas, registradas por Podemos en la cámara autonómica. La formación, tal y como asegura Marín, se ha limitado a “hacer de puente entre la sociedad civil y la Asamblea Regional, ofreciéndoles la posibilidad a quienes más conocen el funcionamiento y las necesidades de la Atención Temprana de participar en la redacción de la ley y aportar su experiencia”. La diputada ha lamentado que este trabajo que ha llevado a cabo Podemos “no haya sido escuchado por el Gobierno regional, que ha tratado de imponer el silencio sobre una ley que no gusta a nadie, aprobándola de la forma más rápida posible y sin atender las reivindicaciones de sus usuarios y profesionales”.

 

Para Marín, la inspiración de esta ley hay que buscarla en el Gobierno autonómico de Díaz Ayuso. La portavoz de Podemos ha rechazado este modelo, que ha generado listas de espera de 160 días para que los menores sean citados y 175 días más para resolver los expedientes en la Comunidad Autónoma de Madrid, lo que suma “once largos meses desde que una familia solicita la atención temprana hasta que el bebé o el menor la recibe; un disparate”.  

La diputada morada ha asegurado que la nueva ley supone además “un mazazo para la red de Centros de Desarrollo Infantil y Atención Temprana de la Región y para las familias que son atendidas en ellos”, ya que, “en vez de mejorar la coordinación de nuestros centros y crear una verdadera red autonómica, se les priva de todas sus competencias”. Marín ha denunciado que en lugar de contar con esta red autonómica real y funcional, se crea un “tedioso proceso burocrático que va a retrasar una atención que esos niños y niñas necesitan de forma urgente”.

Por otra parte, Marín también ha lamentado la improvisación con la que PP y Cs han manejado la tramitación de esta ley en la Asamblea. Ayer los grupos recibieron con menos de 24 horas de antelación la convocatoria para una Junta de Portavoces urgente con el objetivo de alterar el calendario de tramitación de la ley. Finalmente la Junta fue cancelada ayer a última hora de la noche, a pocas horas de celebrarse. «Es una falta de respeto al trabajo de los demás grupos y una muestra más de la chapuza que van a llevar a cabo», ha considerado la portavoz de Podemos.