Pedimos generar empleo digno y de calidad en torno al sector de los cuidados

Andrés Pedreño, diputado regional, ha señalado que el sector cuidados y la atención a la dependencia es una “de las patas fundamentales del Estado del bienestar”. Por ello, exigimos al gobierno regional “salir del vagón de cola en el que estamos en cuanto a inversión pública en cuidados y que, por ejemplo, aumenten las plazas residenciales públicas de mayores dependientes y centros de día, que haya una plantilla pública suficiente en estos centros y que se garanticen plazas públicas gratuitas en escuelas infantiles desde los cero años”.

Pedreño ha hecho hincapié en que desde Podemos “se apuesta por poner al sector cuidados y la atención a la dependencia en el puesto que se merece”. De ahí, que la moción de Podemos aprobada en la Asamblea pida la puesta en marcha de diversas medidas para entender que la cuestión de los cuidados y la asistencia personal “además de ser una cuestión de  justicia de género, es una inversión y un sector a priorizar en clave económica y social”.

Aparte de lo mencionado, el diputado de Podemos ha explicado que el aumento de las plazas residenciales públicas de personas mayores dependientes tiene que ser “de manera que la lista de espera no sea superior a un 10% de las plazas ofertadas, así como las plazas para Centros de Día”.

Asimismo, Andrés Pedreño ha contado que también se pide al gobierno regional que “las personas en situación de dependencia que establece que el beneficiario podrá, excepcionalmente, recibir una prestación económica para ser atendido por cuidadores no profesionales en su vivienda, se aplique de manera excepcional y no como la regla en la concesión de prestaciones por parte del IMAS de modo que se potencien e impulsen los servicios profesionales frente a las ayudas económicas”.

En cuanto a las competencias estatales, Podemos propone ampliar la inversión y dedicación de recursos públicos a esta materia, garantizando el 50% de la financiación del sistema de dependencia por parte del Estado. Garantizar una plantilla pública de profesionales de atención y cuidados en sintonía y coordinación con los y las profesionales de atención a la salud, con pleno respeto de los derechos laborales de estos últimos o recuperar la cotización a la Seguridad Social para las cuidadoras del entorno familiar. Además de reconocer plenos derechos laborales a las empleadas de hogar, equiparándolas a las demás personas trabajadoras por cuenta ajena.