PATERAS Y OKUPAS - REGIÓN DE MURCIA

OKUPAS Y PATERAS

PATERAS Y OKUPAS - REGIÓN DE MURCIA

Pateras y okupas. Okupas y pateras. Da igual que Murcia batiera el martes el récord de muertes por la pandemia. 8 fallecidos más y ya suman 300. Da igual que nos acerquemos peligrosamente a los 1.000 contagios diarios. Da igual que los centros de salud estén colapsados por la Covid y las UCIs vayan por el mismo camino. Da igual que nuestros hosteleros acaben pagando los platos rotos por su falta de inversión en rastreadores y médicos.

A los partidos que conforman el gobierno regional todo eso parece darles bastante igual. Ellos están en otras cosas, replegados sobre sí mismos, encerrados en su propia competición electoral por ver quién dice la burrada más grande. Lo vimos en el Congreso con el teatrillo de la moción de censura, una comedia de enredos entre Abascal y Casado. Esta semana le ha tocado a la Asamblea Regional, secuestrada por las tres derechas para distraernos con sus okupas y sus pateras, cuando todo el mundo espera de los políticos iniciativas y esfuerzos para parar esta pandemia.

Desde abril llevan los familiares de la residencia Caser exigiendo una comisión que investigue qué pasó con sus mayores fallecidos y cómo se gestionó la pandemia en las residencias de la Región. ¡Cuántos errores se podrían evitar en esta ola sabiendo lo que entonces se hizo mal! Pero lo urgente esta semana para el PP era aprobar una comisión de investigación sobre la llegada de pateras. Mucha bandera y mucho crespón negro, pero a la hora de la verdad, a las familias las dejan tiradas.

El parque público de vivienda social en la Región es inexistente. Menos de 3.000 viviendas, un 0,3% del total. Tenemos a 186.000 personas malviviendo en infraviviendas. Una familia con dos sueldos tiene que pagar alquiler o hipoteca toda su vida para poderse permitir una vivienda, cuando hasta los años 80 se pagaba en unos pocos años. Los precios han subido en los últimos 5 años un 40% de media. Pero lo urgente esta semana para el PP era sacarse de la manga un decreto anti-ocupación surrealista, con multas que ni en cien vidas podría pagar un ocupa sin recursos y que se olvida de las viviendas vacías propiedad de los bancos, 250.000 en toda la Región.

Okupas y pateras. En eso estaban las tres derechas ayer a pocas horas de un nuevo confinamiento y en eso llevan tres meses.  Los periodistas llaman a estos temas generados de la nada serpientes de verano, pero aquí ya estamos casi en noviembre y seguimos emponzoñados con su veneno. A los de Securitas Direct les habrá ido de maravilla. Pero a los murcianos y murcianas nos hubiera gustado que ese esfuerzo lo hubieran dedicado allí donde hacía falta, preparando a la Región de Murcia para esta segunda ola.

 

Artículo publicado en el diario La Verdad de Murcia