vivienda

María Teresa Pérez tilda de “hipócrita” a López Miras al “hablar de jóvenes y vivienda, mientras se niega a aplicar la ley del Gobierno de España”

La Directora General del Instituto de la Juventud de España considera que el Presidente Regional desprecia a quienes “han necesitado ayudas para estudiar”, tratándolos como si fueran “peores que quienes vivían acomodados y tenían recursos suficientes para estudiar”

María Teresa Pérez, directora general del Instituto de la Juventud de España, ha participado esta mañana en una mesa redonda sobre políticas de juventud. En su intervención, Pérez ha respondido al presidente regional, Fernando López Miras, quien minutos antes ha cargado contra la nueva ley de vivienda y contra las ayudas económicas a los jóvenes.

La directora del INJUVE se ha mostrado muy crítica con un presidente al que considera “tremendamente hipócrita” al hablar de los jóvenes y de la necesidad de vivienda, mientras que anuncia que se negará a poner en marcha la nueva ley de vivienda que ha impulsado Unidas Podemos en el seno del Gobierno de España y que será la que por primera vez regule los precios del alquiler y garantice un mínimo de viviendas destinadas a jóvenes. 

Para Pérez, la política de López Miras consiste en dar facilidades a los bancos para que puedan endeudar a los jóvenes lo antes posible durante décadas, cuando lo que quiere la juventud murciana es “contar con el apoyo de sus instituciones para que solucionen un problema como el de la emancipación, no firmar un crédito que pagarán en muchas ocasiones hasta después de la jubilación”.

La directora general ha recordado que la vivienda digna es un derecho constitucional, no un bien de consumo especulativo, y que por lo tanto “los poderes públicos tienen la obligación de regularlo para hacerlo efectivo”.

Además, la directora del Instituto de la Juventud de España ha criticado el discurso de López Miras, quien se ha basado en la teórica meritocracia y excelencia para cargar contra las ayudas económicas a los jóvenes. Pérez ha considerado que quienes, como ella misma, han necesitado ayudas para estudiar no son “peores que quienes vivían acomodados y tenían recursos suficientes para estudiar”.

Frente a este discurso, la directora del INJUVE, ha repasado los datos para recordar que “sólo un 25% de los hijos de padres trabajadores pueden acceder a la universidad” y ha tildado de “engañoso” el discurso de la meritocracia, cuando en realidad bajo ese mensaje se esconde la falta de políticas públicas que den respuesta a las necesidades reales de los jóvenes.