residencias

María Marín lleva los testimonios de familiares de fallecidos en las residencias a la Asamblea Regional: “Dijeron que todo iba bien. Nos mintieron”

PP, Vox y los diputados tránsfugas tumban en la Asamblea Regional una propuesta de ley planteada Podemos que dotaría de más medios materiales y personal a las residencias de mayores para “evitar que se dé una situación tan dramática como la que se vivió durante lo peor de la pandemia”

“Nos estuvieron mintiendo, decían que iba todo bien. Íbamos a la puerta y no nos dejaban verlos, tampoco videollamadas, y lo pedí 20 veces. Nos íbamos de allí llorando. Ahora me arrepiento de no haber tirado la puerta abajo. Lo único que nos queda es pelear en los tribunales y que nos digan la verdad”.

Son las desgarradoras palabras de una de las muchas personas que vieron fallecer a sus mayores en las residencias de ancianos de la Región de Murcia y que la portavoz de Podemos, María Marín, ha llevado a la Asamblea Regional como muestra de los testimonios de los familiares de las personas mayores que fueron víctimas de la desatención y de la falta de medios por parte del Gobierno regional en los centros de mayores.

“Hartos de no saber nada de nuestros familiares, una de nosotras fue a la residencia, salió una mujer y le dijo que quería hablar con una responsable. Soy yo, dijo ella. Era la señora de la limpieza. Ese día no había nadie más. Se fue el 80% del personal. Hubo una sola doctora para 232 personas. Murieron más por desatención que por Covid. Sospechamos que ante la falta de personal los sedaron y los dejaron encerrados en las habitaciones, mi madre murió deshidratada. Y pagábamos casi 2.000 euros al mes”,

Este es otro relato de las decenas de denuncias que han llegado a la formación morada que Marín ha leído al resto de diputadas y diputados desde la tribuna. 

 

La diputada ha recurrido también a la hemeroteca para recordar a la consejera responsable de esta materia, la vicepresidenta Isabel Franco, que fue ella misma quien cuando el foco mediático estaba sobre las residencias de mayores, se comprometió a llevar a cabo reformas para “cambiarlo todo” ante la realidad de una sociedad con personas mayores “cada vez más dependientes” y que necesitan “más personal para poder ser atendidas con dignidad”. Sobre el papel, estos compromisos fueron recogidos en las conclusiones de la Comisión de Reactivación, aprobadas en febrero de 2021, en la que se aseguraba que “debían reglamentarse y exigirse ratios adecuadas de personal auxiliar para una mejor atención de los residentes”, aunque un año después, “no se ha hecho absolutamente nada en esa dirección”. 

 

Marín ha criticado que mientras que se paraliza cualquier reforma en las residencias públicas, el Gobierno regional ha actuado con “mucha más celeridad” para “seguir regando con dinero público a las residencias privadas que tienen conciertos con la administración pública”. En concreto, la portavoz de Podemos ha denunciado que se han consignado “más de 6 millones de euros en tres años para paliar los sobrecostes sanitarios”, además de establecerse “un compromiso para aumentar el precio de cada plaza un 13’13% en cuatro años”. Unos fondos que, en opinión de Podemos, se están destinando a un modelo que “no funcionó y que tiene muchas carencias, pero al que cada vez se inyectan más recursos”.

La Proposición de Ley de Residencias planteada por Podemos y rechazada por la derecha, la extrema derecha y los tránsfugas “podría haber sido el principio de ese cambio tan necesario”. Marín ha explicado que la propuesta de la formación morada “contaba con las aportaciones tanto de familiares como de trabajadores y trabajadoras de las residencias públicas y expertos en la materia”, desarrolladas en cuatro ejes principales. En primer lugar, se hubiese reducido inmediatamente el número de pacientes por especialista en las residencias de mayores, introduciendo por primera vez ratios específicas para cada categoría profesional. Este aumento del personal hubiese tenido especial incidencia en la presencia de más Técnicos en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TCAE), “designando uno de estos profesionales por cada 4 residentes dependientes en turno de mañana, uno por cada seis en turno de tarde y uno por cada diez en turno de noche”. Con la legislación actual sólo hay un técnico por cada cuarenta residentes en el turno de noche, lo que repercute en “un mayor número de caídas, sujeciones indebidas y ancianos que se hacen sus necesidades encima”. “Hacen falta más manos para cuidar a nuestros mayores, que los levanten, que los laven, que los saquen de paseo, que los abriguen o que estrechen simplemente sus manos cuando les llegue el momento de marcharse”, ha subrayado la portavoz de Podemos.

 

Además, la propuesta de Podemos garantizaba también la atención sanitaria las 24 horas al día, de forma que siempre hubiese habido en las residencias “al menos un o una médico y 2 enfermeras por cada 100 ancianos o ancianas”. La propuesta también incluía la democratización de las residencias a través de la creación de Consejos de Representantes “en los que residentes y familiares también tendrían voz propia en la gestión de estos centros, asegurando así que nunca más se separe a los residentes de sus familias, sin permitir siquiera poder despedirse”.

El último de los ejes de esta ley era la construcción paulatina de nuevas residencias, preferiblemente públicas, hasta alcanzar la ratio recomendada por la Organización Mundial de la Salud de cinco plazas por cada cien personas mayores, lo que hubiese servido para paliar la falta de 8.000 plazas en residencias de la Región de Murcia. Con esto se hubiese logrado, según destaca Marín, “asegurar la dignidad de ancianos y ancianos que, después de toda una vida trabajando, han fallecido prácticamente solos en casa en una condición infrahumana”. 

La ley que hoy planteaba Podemos no era, sin embargo, obra únicamente de la formación política, sino que ha contado con la contribución de las organizaciones sindicales más representativas del sector (CCOO, UGT, SATSE y el Sindicato de Técnicos de Enfermería), así como de los Colegios Profesionales de Psicología y Trabajo Social. También han escuchado e introducido las reivindicaciones de los residentes y sus familiares, agrupados en torno a la Marea de Residencias. Este fuerte apoyo social con el que contaba la ley hace “completamente incompresible” el rechazo al que se ha visto abocada por la ceguera de un Gobierno regional que desprecia los servicios públicos y a sus usuarios, mientras beneficia a quienes hacen negocio con derechos sociales como la atención a los mayores”.

Por último, Marín ha criticado que ante una proposición de ley que  “mejoraría la vida de los más vulnerables después de una pandemia que ha costado centenares de vidas”, el Partido Popular y sus aliados de extrema derecha “hayan preferido hablar del club Bildeberg, de George Soros, de la solución final, de las directrices de potencias extranjeras, del sacrificio de niños, y hasta de Pablo Iglesias”. Un recurso demagógico que demuestra “el nivel de esta legislatura y en lo que se ha convertido esta Asamblea, una cloaca indigna del pueblo al que debe representar y ya no representa”. “Cualquier injusticia debe indignarnos, pero cuando afecta a niños y ancianos, a los que no pueden defenderse, es aún más urgente repararla. Con la negativa a admitir a trámite esta propuesta el Ejecutivo de López Miras desprecia todo el sufrimiento de las cientos de personas que han visto morir a sus familiares abandonados en las residencias”, ha denunciado Marín.