peces muertos

María Marín deja a López Miras un bote con aguas y peces muertos del Mar Menor como mejor informe de su gestión

La portavoz de Podemos denuncia en el primer pleno de la Asamblea Regional las conexiones entre el Gobierno autonómico y el lobby del agronegocio y exige la dimisión del consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Antonio Luengo

“Traigo en esta maleta un documento que quiero darle en persona y que es el que mejor resume su gestión”. Tras pronunciar estas palabras, la portavoz de Podemos en la Asamblea Regional, María Marín, dejaba un bote cargado de aguas turbias y peces muertos recogidos del Mar Menor, y exigía a López Miras y al consejero de Medio Ambiente y Agricultura su dimisión.

 

El primer debate del curso político en la cámara autonómica ha servido para poner encima de la mesa las graves irregularidades del Gobierno regional en la gestión de la dramática situación que atraviesa el Mar Menor, y en el que López Miras ha preferido no intervenir, “escondiéndose detrás de sus consejeros para evitar asumir ninguna responsabilidad”, tal y como le ha espetado Marín. 

La anécdota de los peces ha llegado tras una intervención en la que la portavoz de Podemos ha señalado las conexiones del consejero de Agricultura y Medio Ambiente, Antonio Luengo, con “uno de los mayores terratenientes del campo de Cartagena”. La diputada se ha hecho eco de que esta misma semana los medios de comunicación han publicado que la Fiscalía investiga si el Consejero favoreció unos regadíos presuntamente ilegales de su tío, algo por lo que Luengo “se ha negado a venir a esta Asamblea a dar explicaciones”.

Marín ha interrogado al responsable de Medio Ambiente si su familiar es “co-fundador y gerente de Camposeven, una mercantil que factura más de 30 millones de euros al año y que a su vez forma parte del patronato de la Fundación Ingenio”, algo que demostraría la “relación clara entre el presidente de la Fundación Ingenio y los negocios de la familia de un miembro del Gobierno regional” y explicaría “la influencia del lobby que más empeño puso en introducir en la Ley de Protección del Mar Menor la categoría de agricultura sostenible de precisión”.

Marín ha recordado que “bajo esa figura que no existe en ningún país ni en ninguna región del mundo”, se ha permitido seguir arrojando al menos 170 kilos de nitratos por hectárea al año en terrenos adyacentes al Mar Menor, lo que supone “como mínimo 1.500 toneladas de nitratos anuales”, aunque podría ser mucho más, ya que el Gobierno regional “no ha tomado ninguna medida para controlar si se emplean efectivamente 170 kilos, 200, 300 o 1.000”.

A este respecto, la diputada de Podemos ha acusado al Consejero de Medio Ambiente y Agricultura de “no haber instalado ningún sistema de monitorización para supervisar los aportes de agua y fertilizantes, tal y como establece el artículo 32 de dicha ley”, lo que sumado al hecho de que “no se han creado las Entidades Colaboradoras de la Administración Agraria de la Región de Murcia y tampoco se ha reforzado el Cuerpo de inspectores”. La portavoz ha considerado que “la mal llamada Ley de Recuperación y Protección del Mar Menor es claramente insuficiente”, pero además ha denunciado que “ni siquiera las ineficaces medidas que contempla se han puesto en marcha”. 

 

Sobre la Ley de Recuperación y Protección del Mar Menor, Marín ha vuelto a considerar “sorprendente que el Partido Socialista se tragara ese sapo”, y ha reprochado a Diego Conesa, portavoz del PSRM, que “el pacto del nitrato solo ha servido para disfrazar las prácticas contaminantes del agronegocio con ese eufemismo de agricultura sostenible de precisión”. La diputada de Podemos ha exigido “coraje” a los representantes del PSOE en la cámara para “denunciar al agronegocio con nombres y apellidos, dejando de buscar aliados entre la derecha “más corrupta e incompetente de España”. 

En su discurso, María Marín, ha repasado las declaraciones de los últimos años de los principales líderes del Partido Popular y altos cargos del Gobierno regional, negando la catástrofe y restando importancia a la influencia de la agroindustria en el estado del Mar Menor. Además, se ha servido de titulares de prensa e imágenes para denunciar las conexiones entre el Gobierno y los grupos políticos que lo sustentan, como la que protagonizaron Luis Gestoso, diputado de Vox, y Santiago Abascal durante una comida en Madrid junto a los principales dirigentes de la Fundación Ingenio. Una fotografía de la que “el Partido Popular tiene pánico, porque es una advertencia de que sus amos pueden cambiar de mayordomos”.

 

Marín ha comparado el poder de estos grandes empresarios con el poco peso que para el Gobierno regional tienen los agricultores tradicionales y ha denunciado que los grandes industriales del agronegocio “no representan a la mayoría de los agricultores, gente honrada y trabajadora que no se merece la imagen que estos días se está proyectando de nuestra tierra en todo el mundo”.

A ellos se ha dirigido Marín para pedirles su apoyo a la hora de “poner coto al agronegocio, a ese puñado de multinacionales de la exportación que compiten de forma desleal y que han arrinconado a los agricultores de toda la vida”. La diputada ha considerado que la agricultura de la Región de Murcia “siempre fue referente por su calidad y no por tirar los precios” y ha recordado que en el pasado “las huertas y nuestros campos siempre fueron el hogar de un pueblo que incluso en los tiempos más difíciles vivía relativamente bien gracias a la fertilidad de la tierra”.

 

El agronegocio facturará este año más de 8.000 millones de euros, mientras que miles de hosteleros y pequeños comercios se arruinan. La diputada ha exigido “sanciones ejemplares a las empresas que han contaminado.

Por último, Marín ha mantenido la esperanza en que “aún soluciones para el Mar Menor”. Desde Podemos están planteado desde hace más de un año la creación de un Parque Regional del Mar Menor “que una espacios ya protegidos como las salinas de San Pedro y Calblanque, con las zonas naturales que aún resisten en torno a la laguna, a través de una franja de protección de 2.000 metros”.

La portavoz de Podemos ha concluido su intervención pidiendo al resto de grupos políticos que apoyen esta propuesta y que “no esperen a que la fuerza de los hechos se imponga a una medida lógica y eficaz para salvar el Mar Menor”.