Fondos propios de la Comunidad para paliar la financiación municipal

Los Ayuntamientos deben “tener fondos propios” de la Comunidad para paliar el déficit estructural que sufren

Óscar Urralburu, portavoz parlamentario, ha señalado que una de las primeras cuestiones a abordar en la financiación local es la definición de las “competencias impropias” de cada corporación local. Como paso previo a la ley que se va a trabajar en la ponencia, Podemos solicitará que los Consistorios emitan un informe sobre “competencias impropias asumidas y el coste que suponen las mismas”.

Urralburu ha explicado que como comienzo de los trabajos, cada Ayuntamiento debería aportar una memoria del déficit de financiación estructural de sus cuentas y una memoria que determine las “inversiones esenciales” que entiende que desde el punto de vista de la administración local deben implementarse.

Por ello, el portavoz parlamentario de Podemos ha asegurado que una vez que se conozcan estos datos, “ya podremos articular una ley eficaz que contemple los datos concretos con los que calcular la dotación de fondos para el desarrollo de competencias impropias. Aparte, así conoceríamos el déficit estructural e inversiones, así como las fuentes de financiación, entre las cuales, además de las que provengan directamente del presupuesto de la CARM deben barajarse otras opciones”.

Entre las opciones que ha puesto encima de la mesa, Óscar Urralburu, se encuentran “la renegociación de las cantidades asignadas a la Región para el sistema de financiación local. Otra es la aprobación de un plan plurianual de inversiones en la administración local que se incluya en años sucesivos en los presupuestos de la comunidad. Por último, obtener nuevos recursos por parte de la carm para favorecer la asunción de déficits estructurales de financiación e inversiones que afecten a varios municipios, fundamentalmente con el establecimiento de tributos medioambientales y con la búsqueda de fondos europeos de desarrollo local o comunitario”.

Por último, Podemos va a proponer que se desarrollen las comarcas como entidades, y que dentro del Estatuto se desarrolle una ley que las regule. La idea es, según Urralburu, “no la creación de nuevos entes administrativos que generen mayor gasto y menor eficiencia sino un acercamiento de las instituciones entre ellas y a su vez a la gente. Trabajarían para coordinar los recursos conjuntos -que afectan a carm y ayuntamientos-, prestación de servicios comunes y sobre todo para corregir desequilibrios y desigualdades entre municipios”.

Óscar Urralburu tras la Comisión de Comisión de Economía, Hacienda y Presupuesto