residencias

López Miras vetó la investigación sobre las residencias y hoy pagamos esa opacidad con vidas de nuestros mayores

La nueva ola de covid-19 en las residencias podría haberse evitado y a día de hoy siguen sin poner los medios para frenar su propagación

Durante las últimas 48 horas, la propagación de la covid 19 en las residencias de mayores ha vuelto a hacer saltar las alarmas, con más de 200 nuevos casos.

La portavoz de Podemos en la Asamblea Regional, María Marín, ha denunciado que esta situación se da después de una gestión muy opaca, deficiente y carente de humanidad durante la primera ola. Ni en ese momento, ni ahora se han puesto los medios necesarios y además se ocultó información a los familiares.

Podemos recogió la demanda de las familias de los fallecidos agrupadas en la Marea de Residencias, y presentó a la cámara autonómica una propuesta en noviembre para crear una comisión de investigación que esclareciese esta gestión y depurase responsabilidades.

Sin embargo, las tres derechas decidieron vetar la comisión de investigación que reclamaban las familias. De haberse investigado, de haber mirado dentro de las residencias, hoy no tendríamos que hablar de nuevos brotes y nuevas muertes”.

 

 

En lugar de pedir explicaciones por la pésima gestión realizada, López Miras ha regado con 4 millones de euros a la patronal de residencias privadas (Adermur).

Unos recursos que vienen muy bien a los fondos de inversión para seguir acumulando beneficios. Sin embargo, no hay ninguna garantía de que se emplearán en más medios y personal.

Además, la diputada ha denunciado que desde Adermur se está amenazando a los familiares de las personas que fallecieron durante la primera hora en las residencias por pedir una investigación.

Marín ha reiterado el apoyo de su formación a unas familias que no solo han sufrido contagios y pérdidas de seres queridos, sino que ahora también se tienen que enfrentar al chantaje de quien debía de haberlos cuidado. 

La portavoz de Podemos ha apostado por trabajar de verdad por el cambio de modelo de gestión en las residencias de mayores, creando una red de residencias públicas y un nuevo sistema de cuidados.

Si algo nos ha enseñado esta pandemia es que no podemos dejar que nuestras residencias sigan en manos de un puñado de fondos de inversión más atentos a los beneficios que a la salud y el bienestar de las personas dependientes.