abuso

Lo vivido en la Asamblea es una situación de abuso de poder propia de un régimen dictatorial

María Marín: «Lo que hoy he vivido en la Asamblea es una situación de abuso de poder propia de un régimen dictatorial»

 

 

La portavoz de Podemos en la Asamblea Regional, María Marín, ha denunciado la inaceptable situación vivida esta mañana durante el pleno de la cámara, cuando al realizar la réplica a la intervención del Presidente regional, tanto Fernando López Miras como el portavoz del PP, Joaquín Segado, han interrumpido continuamente a la diputada morada, ante el pasotismo cómplice de Alberto Castillo, diputado de Ciudadanos y presidente de la Asamblea.

Lejos de interrumpir la sesión para para reprender a los alborotadores, Castillo ha retirado la palabra a Marín, quien, recuerdan desde Podemos, representa y da voz a más de 36.000 personas en la Región de Murcia. Para ello, el presidente de la Asamblea ha esgrimido el artículo 116, que le permite retirar la palabra a los diputados sólo cuando han superado su tiempo de intervención. Sin embargo, apenas habían transcurrido unos segundos desde que Marín comenzó su intervención cuando Castillo obligó a la diputada a abandonar la tribuna de oradores.

Marín ha insistido en que tampoco ha proferido ninguna expresión ofensiva que pueda justificar la mordaza que hoy se ha puesto a una voz que les resulta incómoda. La portavoz de Podemos ha asegurado que se ha limitado a solicitar a Castillo que ejerciera su labor moderando el Pleno y que lo hiciera con justicia, pero el presidente en lugar de ello, se ha sumado a Segado y López Miras en su bronca, con un tono despótico nunca visto en esta Cámara.  

La diputada morada considera que lo vivido esta mañana constituye una situación de abuso de poder propia de un régimen dictatorial que no permite continuar con el uso de la palabra a una portavoz parlamentaria cuando no gusta lo que está diciendo.

La portavoz de Podemos ha advertido que con esta actitud no van a conseguir su objetivo, que no es otro que la censura. Recordamos que durante su intervención estaba reprochando a López Miras no haber dicho ni media palabra sobre la polémica de las vacunas. Entendemos que este asunto saca fuera de sus casillas tanto a PP como Ciudadanos, inmersos en un asunto del que cada día conocemos un dato más escandaloso y vergonzante.

El capítulo de hoy desvela, tal y como ha relatado Marín, que la cúpula de la Iglesia también se vacunó fraudulentamente en una residencia, un caso que atañe tanto a Ciudadanos y su Consejera de Política Social como al PP y su Consejería de Salud, que ya ha reconocido que no había ningún control de los vacunados en residencias y centros privados.