lenguaje inclusivo

Lección magistral de María Marín a Vox en la Asamblea Regional sobre el lenguaje inclusivo

Unidas Podemos recurre al Cantar del Mío Cid y a textos de los Reyes Católicos para demostrar la importancia de nombrar también a la mitad de la población, las mujeres, y denuncia que la “persecución ideológica del Gobierno Regional contra funcionarios y funcionarias de la administración”

La Región de Murcia podrá sancionar al personal público que utilice el lenguaje inclusivo. Así lo ha aprobado esta mañana la Asamblea Regional al dar luz verde a la moción del Grupo Parlamentario Vox en la que se prohíbe su uso en la administración y en la que se llegan a plantear multas.

La portavoz de Podemos en la cámara autonómica, María Marín, ha denunciado que la aprobación de esta moción supone “un auténtico disparate” que “tiene muy poco que ver con los problemas de la ciudadanía de la Región de Murcia y mucho con batallas culturales de la extrema derecha”.

 

La diputada ha lamentado que “una vez más” los parlamentarios de Vox hayan logrado sumar a sus delirios al Partido Popular, que “un día aprueba un plan de igualdad que recoge el uso del lenguaje inclusivo, y otro día prohíbe su uso y anuncia sanciones contra quien lo emplee”. Marín ha recordado que la propia ONU recomienda hasta 15 estrategias para el uso del lenguaje inclusivo y se ha preguntado irónicamente si el problema “es que la ONU y el mundo son demasiado progres o más bien que las cabezas de Vox son demasiado reaccionarias”. 

Frente a la moción del Grupo Parlamentario Vox, Unidas Podemos ha presentado una enmienda para reforzar el uso del lenguaje inclusivo. Marín se ha amparado además en el uso histórico del lenguaje inclusivo en textos medievales y renacentistas, demostrando que no se trata de un invento de nadie, sino de no ocultar la presencia de las mujeres en la sociedad.

 


 

Así, la portavoz ha recurrido al Cantar del Mío Cid, texto anónimo escrito aproximadamente en el año 1.200,  citando directamente sus versos en castellano antiguo (Mio Çid Roy Díaz, -por Burgos entróve, / En sue compaña –sessaenta pendones: / Exien lo ver –mugieres e varones, / Burgeses e burgesas (…) / De las suas bocas –todos dizian una razóne: / “¡Dios, que buen vasallo, -si oviesse buen señore!”, ha recitado Marín desde la tribuna).

También ha recordado que la Carta Merced sobre los Moriscos de Granada, firmada por los Reyes Católicos, habla literalmente de “juglares y juglaras” (siguiendo con el castellano antiguo, “Nos don Fernando e donna Ysabel por fazer bien e merçed a vos Ayaya Fisteli, es Nuestra Merced e Voluntad que agora e de aquí adelante, para en toda vuestra vida, seades Alcaide de las juglaras e juglares de la çibdat de Granada”).

La portavoz de Podemos ha lamentado que, pese a que en los textos antiguos se habla de la presencia de mujeres juglaras, la extensión del uso del masculino plural para nombrar únicamente a juglares “ha hecho que caigan en el olvido mujeres como Beatriz de Día, trovadora occitana y uno de los más apasionados y delicados temperamentos poéticos de la lírica femenina medieval, María Pérez “la Balteira”, juglaresa gallega, la más popular del siglo XIII y muy popular en la corte de Alfonso X el Sabio”.

Marín ha asegurado que el desconocimiento de estas mujeres se debe a que “en la escuela enseñaban que había juglares y trovadores” por lo que “pensamos, naturalmente, que eran hombres”. También ha defendido que la imagen mental que genera el uso exclusivo del masculino en el lenguaje es la que hace que “nunca se nos ocurriese pensar en mujeres” cuando se barajan candidatos a ser autores de obras anónimas como el Cantar de mío Cid o el Lazarillo de Tormes, “no porque no las hubiera, sino porque las barrieron de la historia”.

Un olvido que, según la diputada, “no hubiese sido posible si se hablase en la educación de juglaras y juglares”, algo que “quizás haría que alguien se interesase por sus nombres y por sus historias”.