Sin el impuesto de sucesiones ponemos en peligro los servicios públicos

La eliminación del impuesto de sucesiones atenta contra el mantenimiento de los servicios públicos

Desde la Secretaría de Economía, Industria e Infraestructuras de Podemos han informado que la rebaja del impuesto de sucesiones y donaciones por parte del PP, en una Región con un déficit de cerca de 500 millones, enmascara una temeridad que pone en riesgo el estado del bienestar regional.

Tras conocerse que el sindicato de los los técnicos de Hacienda, Gestha, cuestiona la eliminación del impuesto de Sucesiones, dadas las consecuencias que tendría para la Región de Murcia, el Secretario de Economía de Podemos Región de Murcia, Rafa Esteban ha manifestado que desde Podemos Región de Murcia, advertimos que cuando el Gobierno Regional nos hablaba de bajadas de impuestos lo que estaba haciendo es “cometer una irresponsabilidad política y una temeridad económica, ya que una Comunidad que incumple reiteradamente el objetivo de déficit no puede rebajar los impuestos del modo que plantea el PP”.

Rafa Esteban, ha explicado que el Impuesto de Sucesiones es un tributo necesario ya que contribuye a financiar los servicios públicos, y en definitiva los derechos sociales, además, este impuesto requiere de una revisión integral que alivie a las pequeñas herencias y garantice la progresividad del sistema fiscal sobre aquellos que más tienen, mejorando la igualdad de oportunidades, y el mantenimiento del estado del bienestar. En este sentido ha afirmado que la propuesta de Podemos es la de que exista proporcionalidad en este impuesto entre las rentas más altas y las más bajas, ya que en la Región de Murcia 1 de cada 3 habitantes están de pobreza según los últimos informes; por lo que ha preguntado a quién afecta realmente el impuesto de sucesiones o lo que es lo mismo, hay que preguntarse “para quién gobierna el Gobierno Regional”.

El objetivo, ha añadido el Secretario de economía de Podemos Región de Murcia, es el de “exonerar a los pequeños patrimonios de grandes pagos por heredar, y no a los grandes fortunas, por lo que la financiación del impuesto de sucesiones debe hacerse de forma proporcional, así nuestra propuesta es que dejemos libre de tributación a los primeros 200.000 euros que se hereden y a partir de ahí se tribute progresivamente.