La corrupción es un lastre

La corrupción es un lastre para el futuro de la Región de Murcia, y la comarca del Guadalentín es prueba de ello.

 

Óscar Urralburu, nuestro candidato a la presidencia de la Comunidad Autónoma, ha presentado la candidatura de Podemos en la comarca del Guadalentín, donde ha destacado los casos de presunta corrupción que afectan a la zona, como el “Caso Auditorio” en Puerto Lumbreras.

La comarca del Guadalentín tiene uno de los mayores índices de vulnerabilidad económica de toda la Región de Murcia. Algo que para Óscar Urralburu está directamente relacionado con la forma de gobernar de los partidos que han dirigido en los últimos años los municipios de esta tierra, ya que “han convertido el Guadalentín en el campo para andar a sus anchas, han desindustrializado la comarca, la han sembrado de paro y corrupción. Buen ejemplo de ello es el auditorio de Puerto Lumbreras, símbolo de la política de Pedro Antonio Sánchez, el candidato del Partido Popular, una política vacía de contenido al igual que está vacío de personas el auditorio”

Por su parte, la número uno por la circunscripción del Guadalentín, María Giménez, ha denunciado “la situación de enorme precariedad que viven los municipios de la zona. Es algo que se ve claramente en la atención que han recibido los afectados por el terremoto. Tanto el ayuntamiento de Lorca como la Comunidad Autónoma han actuado con lentitud, con exceso de burocracia y opacidad”. En palabras de Giménez ha sido “la acción vecinal la que ha conseguido que al menos un tercio de las familias afectadas consigan volver a sus hogares. Esto no se puede permitir, Podemos significa perder el miedo al desempleo, a la corrupción, a la expoliación de los recursos naturales y a la privatización sin garantías sociales jurídicas. Podemos es la esperanza del cambio”

Podemos, ha afirmado Urralburu va a cambiar la política tras el 24 de mayo, para acabar “con en las instituciones ya que aquí, en el Guadalentín siguen en las instituciones. Es contra el modelo que vamos a luchar y no permitir. Vamos a gobernar para una mayoría socia, para la que vamos a crear empleo y ofrecer la posibilidad de tener una vida digna. Aquella por la que pelearon nuestros mayores. La gente se debe sentir parte de un territorio y no de un expolio”.