escándalo

La comisión de investigación que se aprueba hoy es un engaño para tapar el escándalo y aplazar cualquier dimisión

El plazo de un año y la total opacidad propuesta desde Ciudadanos es una estafa a la ciudadanía y una falta de respeto vergonzante hacia nuestros sanitarios, hacia todo el personal que trabaja en primera línea y hacia todas las personas vulnerables a quienes les pertenecían esas vacunas.

Esta mañana, el pleno de la Asamblea Regional aprobará la constitución de una comisión de investigación para analizar el escándalo de las vacunas administradas a altos cargos de la administración y otras personalidades de manera irregular y saltándose el protocolo.

Sin embargo, la portavoz de Podemos en la cámara autonómica, María Marín, ha advertido que esta comisión, tal y como ha planteado Ciudadanos, se alargará durante un año, un plazo que en política es una verdadera eternidad.

Con este planteamiento, Ciudadanos da al Partido Popular la mejor herramienta para taparlo todo, intentar que se olvide y aplazar en el tiempo cualquier depuración de responsabilidades.

Por este motivo, la diputada ha tildado a la comisión es de fraude, una estafa a la ciudadanía y una falta de respeto vergonzante hacia los sanitarios, hacia todo el personal que trabaja en primera línea y hacia todas las personas vulnerables a quienes les pertenecían esas vacunas.

Además, la diputada ha acusado a la Consejería de Transparencia, también en manos de Ciudadanos, de acudir al rescate de los vacunados VIP, con un informe hecho a medida para evitar la publicación de la lista.

La consejera de presidencia, Ana Martínez Vidal, sobreactúa mucho, pero actúa poco y Ciudadanos ha pasado de querer ser un purificador de aire que regenerase las instituciones, a quedarse en un mero ambientador cuya única función es tapar los malos olores de este Gobierno regional, camuflarlos, mientras que lo podrido sigue sin reciclarse.  

En cuanto a la propuesta de reducir los plazos de la comisión para que no se dilate más de tres meses, Marín ha anunciado su apoyo, al tiempo que ha remarcado que también es excesivo. La diputada ha señalado que han pasado tres semanas desde que saltó a la luz el escándalo, sin que desde la consejería se haya hecho público ni un solo nombre. Además, ha vaticinado que la petición que realizó su grupo para recibir la lista VIP de vacunados, podría tardar más de tres meses en resolverse, ya que esa es la media que tarda este gobierno regional en responder las solicitudes de información de los diputados, cuando legalmente ese plazo no puede exceder de los veinte días.

El caso de las vacunas es el mayor escándalo de corrupción de la reciente historia de esta Región. Marín ha destacado que la ciudadanía ya está acostumbrada a la corrupción económica y a los pufos, que salpican todo lo que el Partido Popular toca, como el auditorio de Puerto Lumbreras, el aeropuerto de Corvera, la desaladora de Escombreras, novo Cartago, Zerrichera, y el resto de la extensa lista de casos judiciales, pero no estaba preparada para asistir a este espectáculo en el que esa corrupción llega también al punto de jugar con las vidas de aquellos a los que este Gobierno regional debería proteger.