transporte

El transporte para el siglo XXI que nos prometió Diez de Revenga ha resultado ser una chapuza

Podemos apoya al centenar de usuarios y conductores concentrados a las puertas de la Consejería de Fomento y denuncia “graves perjuicios” a los vecinos y vecinas de poblaciones como Molina de Segura o Santomera y el despido de 25 trabajadores

Esta mañana, un centenar de usuarios del transporte y conductores se han concentrado frente a la Consejería de Fomento para protestar contra el nuevo modelo de transporte impuesto por el Gobierno regional y el consejero de Fomento, José Ramón Díez de Revenga. Entre esos esos usuarios, destacaba la presencia de un importante número de trabajadoras de la limpieza que denunciaban con pancartas que el recorte en los nuevos servicios les impide llegar a su trabajo.

 

Rafael Esteban, diputado autonómico de Podemos, ha asegurado que, pese a que el consejero de Fomento dijo hace unos días en la Asamblea Regional que “había introducido el transporte en autobús al siglo XXI, los resultados de su nefasta gestión son bien distintos”. Esteban ha participado en la protesta de los usuarios y usuarias del transporte y ha denunciado la “chapuza” en la que el Gobierno regional ha convertido el transporte público. 

En particular, el diputado de Podemos ha querido resaltar “el auténtico desastre” en la antigua línea 22 a Molina de Segura o en la conexión con Santomera, dos municipios cuyos vecinos han secundado de forma importante esta convocatoria. Desde la formación morada han criticado además que el nuevo diseño del transporte regional «está poniendo en dificultades el trabajo de la gente, que se encuentra con una carrera de obstáculos para llegar a sus puestos, como demuestra la presencia aquí de muchas trabajadoras de la limpieza».

Por último, Esteban ha recordado la delicada situación de los 25 trabajadores “que quedan en la calle desprotegidos por la subrogación de empresas y por el concurso que se ha realizado». El diputado ha concluido animando a la ciudadanía a seguir movilizándose en defensa del transporte público «para parar este auténtico desastre que tenemos que reparar de inmediato».