DISCURSO CIERRE DE CAMPAÑA 26J - Podemos Región de Murcia

DISCURSO CIERRE DE CAMPAÑA 26J

JSS_Congreso_Web

Javier Sánchez Serna, candidato número 1 al Congreso por Unidos Podemos.

Esta noche finaliza la campaña electoral. Y la terminamos orgullosas y orgullosos de lo que de lo que hacemos y de lo que estamos logrando. Porque ahí donde otros han agitado las banderas del miedo y la resignación, nosotros hemos respondido con propuestas de futuro, defendiendo la sonrisa y la alegría.

Porque sabemos que la tristeza y el miedo son el terreno preferido para el poder de los mediocres y los cobardes. Son condición necesaria para el gobierno de los desahucios y los empleos basura; la ley Mordaza y los recortes. Porque nos quieren asustados, tristes y separados. Porque saben que juntos somos más y mejores; que alegres jamás nos callaremos. Porque nuestra sonrisa es cada vez más la sonrisa de millones. En definitiva, porque saben que cuando estamos unidas, que cuando estamos unidos, podemos.

Estoy muy orgulloso de ser uno de los candidatos de esta lista al Congreso de los Diputados. Y quiero daros las gracias a todos y a todas por este camino que estamos recorriendo juntos, hombro con hombro. Gracias a cada uno de los que lo habéis hecho posible esta campaña: a las que habéis pegado carteles; a los que habéis repartido octavillas; a las que habéis estado en las carpas explicando la Región y el País que queremos; gracias de todo corazón a los que nos habéis acompañado estas semanas por toda la Región robándole horas al sueño y sufriendo el calor; gracias a los compañeros y las compañeras de todos los lugares que hemos visitado, gracias a los compañeros de Santiago de La Ribera, de Cieza, de Molina de Segura; de Archena, Cartagena y Caravaca; gracias a la gente de Fortuna y Lorca; y a los compañeros y compañeras de Murcia. Gracias por hacer posible esta bonita aventura, gracias y mil veces gracias.

Somos lo que hacemos y hacia dónde vamos; pero también llevamos dentro el eco de todos y cada uno de los que anticiparon nuestra lucha, nuestra alegría y nuestra esperanza. Porque cada paso que damos hacia el futuro, lo hacemos de la mano de lo mejor de nuestro pueblo. Y en nuestra mirada hacia adelante acogemos el ejemplo de nuestros abuelos y nuestras abuelas que se jugaron la boca, la libertad y la vida por traer la democracia; el ejemplo de las mujeres de la conserva, que pusieron patas arriba esta Región cargadas de razón y de justicia; de los sindicalistas que pelearon y ganaron cada uno de los derechos que hoy nos quieren arrebatar; de las trabajadoras y los trabajadores del campo, que han sembrado de futuro esta Región bajo la losa de los salarios miseria y el destajo; de los que no bajaron la bandera de la justicia social y los derechos humanos en la época de la apatía, la burbuja inmobiliaria y el pelotazo; de los ecologistas que defendieron nuestra tierra y nuestro Mar Menor de la locura de los corruptos; del Murcia No se Vende; del NO a Bolonia y de la Marea Verde; de los Afectados por la Hipoteca, del Soterramiento y de la Marea Granate. Y por supuesto de las plazas. De las plazas de aquel mayo de 2011 donde despertamos otra vez, nos miramos a la cara y volvimos a cuidarnos. No hemos venido aquí a sustituirles, ni a representar movimientos que se representan solos. Simplemente son el espejo en el que mirarnos, para no olvidar nunca de dónde venimos ni quién es nuestra gente.

Porque aquí hay memoria, compromiso y esperanza. Y porque en esta época de ataques y pérdida de derechos, hay algo que no han podido arrebatarnos: el derecho a soñar y a atrevernos, el derecho al delirio, que diría Eduardo Galeano. Y, a menudo, cuando sentimos el cansancio, cuando nos agotan el ruido y las mentiras, cerramos los ojos y nos imaginamos el país que queremos y la Región que soñamos. Una Región que proteja el litoral y a nuestra joya de la corona, el Mar Menor; que recupere la dignidad y la importancia de la industria conservera, para que vuelva a estar a la altura de los pueblos que la trabajaron y la cuidaron, a la altura de Molina y a la altura de Cieza; que defienda la huerta de Murcia, del Guadalentín y del Campo de Cartagena, envidiadas por toda Europa, para que sigan alimentando a las familias y al futuro de esta Región; que aleje las garras del TTIP del limón de Santomera, del tomate de Mazarrón, del melocotón de Cieza, todos ellos alma y sabor de nuestra tierra; que reindustrialice la comarca de Cartagena y recupere el tejido productivo del mueble destruido en Yecla; que ponga fin a la escasez hídrica y a las guerras del agua del PP, que ha dejado una Región llena de promesas incumplidas y tan seca como estaba; que apueste por las energías renovables y por el sol, nuestra principal fuente de riqueza; que cambie el empleo y el turismo de bajos salarios por un modelo productivo que permita la vuelta de todas y todos los que han tenido que irse fuera. En definitiva, una Región que escape del subdesarrollo y acuda al encuentro de una nueva época, con decencia pública y prosperidad para nuestra gente.

Dicen que lo que proponemos es imposible, que la realidad es la que es y no la podemos cambiar. Pero sabemos que no es así. Sabemos que las viejas élites siempre se opusieron ferozmente a todos y cada uno de los avances y las conquistas sociales, políticas y laborales del pasado. Pero gracias a que siempre ha habido gente valiente, gente como vosotros y como vosotras, que se ha atrevido a imaginar y a pelear por lo posible y por lo imposible, hoy tenemos jornadas laborales de 8h, vacaciones pagadas o permisos de maternidad. Gracias a la gente que desafió al miedo y a la resignación, existe la seguridad social y las pensiones, y se universalizó la sanidad y la enseñanza fue gratuita. Si hubiera sido por las élites corruptas de este país, las mujeres seguirían sin tener derecho al voto y las personas homosexuales no podrían casarse. A ellos les decían lo mismo que nos dicen hoy a nosotros y a nosotras, que lo que pedimos es imposible. Y recogiendo el testigo y el ejemplo de aquellas personas que se atrevieron a construir lo mejor de nuestra sociedad, hoy les decimos a esas viejas élites que no tenemos miedo, que no nos resignamos, y que CLARO QUE SE PUEDE.

Porque hoy tenemos que decir que el cambio político ya ha llegado a nuestro país. Gobernamos en las principales ciudades de España, y estamos demostrando que lo hacemos mejor que ellos. Gestionando mejor la economía, sin meter la mano en la caja y sin dejar a nadie atrás.

Y también gobernamos en algunos ayuntamientos de la Región, como en Molina de Segura. Gracias a los compañeros y a las compañeras de Cambiemos, de Izquierda Unida y del Partido Socialista de Molina, por ser valientes y poner fin a la larga noche de la corrupción. Gracias por demostrar que se hace camino al andar. Gracias por ser ejemplo del gobierno que queremos para esta Región y para este país a partir del día 27.

El domingo salimos a ganarle las elecciones al Partido Popular, y se las vamos a ganar. Cada vez que se abren las urnas, el cambio político avanza. Y que nadie se llame a engaño; si no gobernamos en España dentro de dos semanas, lo haremos dentro de dos años. Pero sabemos que nuestro pueblo no puede esperar y por eso, a pesar de que algunos se han equivocado de adversario esta campaña, le volvemos a decir al Partido Socialista que se defina y que abra las puertas a un gobierno progresista. Si vuelven a mirar a su derecha e imposibilitan el cambio político, las gentes progresistas de este país no podrán perdonárselo. Les decimos a los socialistas de corazón que se atrevan, que queremos construir una nueva Región y un nuevo país con ellos.

Hemos llegado hasta aquí porque hemos sido un puño cerrado contra la corrupción y la desigualdad, pero también una mano tendida con todas y todos los que alimentan la esperanza de un país más justo y más decente. Y vamos a seguir creciendo y sumando sin preguntarle a nadie de dónde viene ni con qué se ha emocionado antes, sino dónde quiere ir y cómo es el país y la Región que sueña cuando cierra los ojos.

Este domingo le vamos a ganar las elecciones al partido de la corrupción y los recortes, y vamos a recuperar el gobierno para nuestro pueblo. Pero las élites serán implacables con este nuevo gobierno, y van a intentar por todos los medios que nada cambie. Tendremos que ser duros con los privilegiados y generosos con nuestra gente. Tendremos que ser amables entre nosotros, tendremos que cuidarnos. De ello depende que le venzamos la partida al miedo y a la tristeza, y que podamos alumbrar un futuro que dé cobijo y abrigue las ilusiones y la esperanza de nuestra gente.

Los que empezamos hace dos años esta aventura, apenas podíamos imaginarnos que hoy tendríamos la posibilidad de ganar el gobierno para la mayoría. Pero un día pasa y lo que decían que era imposible, se hace real. Y te levantas por la mañana y tienes un trabajo que te permite vivir dignamente; y a tus vecinos no se les echa de sus casa; y la universidad de tus hijos no supone una losa económica; y a nadie se le quita la tarjeta sanitaria; y a los abuelos no se les suben los medicamentos, sino que se les protege; y los que han tuvieron que irse fuera pueden regresar.

Ese país está llegando. Este domingo todos y todas echaremos al Partido Popular para ganar el futuro. Como gritábamos hace 5 años en las plazas: esto sólo acaba de empezar. Toda la vida es ahora.  Adelante.

CLARO QUE SE PUEDE.

Discurso de cierre de campaña de Javier Sánchez Serna dado el 24 de junio 2016 en el jardín de la Seda (Murcia).