EL DESGOBIERNO COMO NORMALIDAD AMBIENTAL EN LA REGIÓN DE MURCIA - Podemos Región de Murcia

EL DESGOBIERNO COMO NORMALIDAD AMBIENTAL EN LA REGIÓN DE MURCIA

Llevamos un año en las instituciones, un año en la Asamblea Regional de Murcia, dónde el Grupo Parlamentario PODEMOS interpela constantemente a la Consejera de Medio Ambiente, Agricultura y Agua sobre su gestión. Y es que estamos ante una situación inédita. Nunca antes se había visto un gobierno que proclamara tan abiertamente que las normas de protección del medio ambiente son desechables. El desgobierno en la política ambiental murciana se ha elevado a la categoría de normalidad. Esto nos preocupa y la consejera se acalora cuando se lo reprochamos

La inacción y la falta de voluntad sobre la política ambiental de la Región de Murcia es un mal endémico que sufre cada día la calidad de vida de los murcianos y murcianas. Casos de corrupción ligados al desarrollo urbanístico desenfrenado; pésima actuación ante episodios de contaminación; ausencia de planes de gestión de espacios protegidos y de flora y fauna reconocidos por normativa regional, estatal y europea; reformas de leyes con mayorías absolutas que apisonaban el medio ambiente en pro de intereses especulativos, desregularización de tramites ambientales, generalización de la declaración responsable, la licencia exprés que lleva a la política de hechos consumados con la que podremos sufrir muchas pequeñas Seseñas etc. Y como colofón, destrucción de los medios materiales y humanos de una administración ambiental que anda a la cola del Estado. Una administración ambiental constreñida a una Oficina sin capacidad de gestionar el singular y valioso patrimonio natural de la Región de Murcia.

El desgobierno del PP en materia ambiental en la Región ha llegado en la actual legislatura a límites insostenibles que Podemos denuncia día a día con iniciativas y control al Gobierno. Resulta sangrante, como le hemos puesto muchas veces de manifiesto, que la nueva estructura (o desestructura) de la administración ambiental en Murcia sea fruto de un híbrido disfuncional entre las ocurrencias de una consejera y las presiones inconfesables del sector empresarial murciano. Así se niegan a la aprobación de planes de gestión para que no sean limitados los depredadores de espacios protegidos. Se confunde a la población con promesas y eslóganes electoralistas del “agua para todos”, que lejos de concienciar de la necesidad de cuidar y usar con sostenibilidad nuestros recursos disponibles, alienta y exige el acaparamiento, la mentira y la falta de respeto a los Comunes, a los bienes de todos y de todas. Podemos llegó a las instituciones para quedarse y luchar por el derecho al medio ambiente en la Región de Murcia.